01 nov, 2014

Archivo
Edición Impresa

El RUM marca su huella contra el cáncer
El RUM marca su huella contra el cáncer
Pensando en la lucha que llevan los sobrevivientes de cáncer día a día, los departamentos académicos, oficinas administrativas y organizaciones estudiantiles del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) realizaron la marcha…
Las mariposas se apoderan de la UPR Utuado
Las mariposas se apoderan de la UPR Utuado
Todos los días, a eso de las nueve de la mañana, en la Universidad de Puerto Rico en Utuado (UPRU) se observa el espectáculo que coloridas mariposas ofrecen al emprender…
La música refuerza sus “huesos de cristal”
La música refuerza sus “huesos de cristal”
“No es fácil porque uno como madre y como padre no quiere ver a su hijo sufriendo”. Sus ojos brillaban al hablar de su hija. Sin duda, el amor que…
Residentes al rescate de Capetillo
Residentes al rescate de Capetillo
Debajo del único foco que alumbra la cancha de baloncesto de la comunidad Capetillo en Río Piedras, Dorimar Hernández, de ocho años, y Chelianna Ruíz, de doce, redactan una carta…
El luchador que planchó a la Hepatitis C
El luchador que planchó a la Hepatitis C
Empecemos con esto. Esta semana, el luchador Billy Jack Haynes entabló una demanda de clase en contra de la World Wrestling Entertainment (WWE) en una corte de distrito de los…
Dilma Rousseff ante nuevos retos en Brasil
Dilma Rousseff ante nuevos retos en Brasil
Dilma Rousseff logró revalidar el domingo la presidencia de Brasil por segundo término consecutivo tras derrotar al candidato del principal partido opositor en lo que ha sido una de las…
CGE Utuado: un consejo reestructurado y al servicio de la comunidad
CGE Utuado: un consejo reestructurado y al servicio de la comunidad
“Once recintos, una Universidad”. Aunque la afirmación ha servido para denunciar los problemas de la Universidad de Puerto Rico (UPR), para recordarnos que más allá del recinto donde estudiamos vive…
Lanzarse al mundo: estudiantes de intercambio
Lanzarse al mundo: estudiantes de intercambio
Para absorber sistemas académicos diversos e integrarse a culturas ajenas, 231 estudiantes del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) partieron de intercambio durante el pasado…
The New York Times vende a Puerto Rico como paraíso fiscal
The New York Times vende a Puerto Rico como paraíso fiscal
El periódico estadounidense The New York Times, publicó durante el pasado mes de septiembre un reportaje en el que se presenta a Puerto Rico como "el Singapur del Caribe". El…
Cómo evitar un “infarto” analítico durante una investigación social
Cómo evitar un “infarto” analítico durante una investigación social
El ocio es un tema apenas estudiado en nuestro País. Como investigadora del Centro de Investigaciones Sociales y, coordinadora y miembro del Grupo de Estudios del Trabajo de la Universidad…
Paul McCartney en Florida: un concierto inolvidable
Paul McCartney en Florida: un concierto inolvidable
A las afueras de un modesto coliseo en Jacksonville, Florida, miles de personas, entre ellos numerosos baby boomers, lucían sus camisetas de los cuatro fantásticos de Liverpool, de Wings o…
Rosa Luisa Márquez y el teatro de los afectos
Rosa Luisa Márquez y el teatro de los afectos
Supongamos que un día hubo un país. Y que de ese país ahora quedan apenas jirones, hilos sueltos que es preciso volver a tejer. Supongamos que un ejercicio como este…
Más que el agua: cultivar el cine independiente
Más que el agua: cultivar el cine independiente
El tránsito por la autoficción, la búsqueda actoral y los retos del cine independiente se fusionaron en el largometraje puertorriqueño Más que el agua, que estrenará en el Puerto Rico…
“Pulp Fiction” cumple 20 años
“Pulp Fiction” cumple 20 años
Hace 20 años, una película del subgénero gángster, llena de violencia y humor negro en partes iguales, fue presentada en la edición de ese año del Festival de Cannes por…
Jan y Oscar
Jan y Oscar
—¿Qué clase de abogada soy, que no he podido sacar a mi cliente de la cárcel en treinta años? —(La mejor). Estamos en una conferencia académica en Denver. El hotel…
Yoss: "La normalidad no existe"
Yoss:
Yoss pasea por las calles del Viejo San Juan. Lo siguen las miradas. Mientras el sol caribeño hace arder hasta las sombras, Yoss viste pantalón de camuflaje, camisa negra desmangada…
Sigue el buen paso de los Lobos en el voleibol LAI
Sigue el buen paso de los Lobos en el voleibol LAI
Los Gallitos de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en el Recinto de Río Piedras fueron cazados ayer miércoles por los Lobos de la UPR de Arecibo en la continuación de  los…
Ese frenesí del fanático de la lucha libre boricua
Ese frenesí del fanático de la lucha libre boricua
“¿Quieren lucha libre?”, pregunta el anunciador. No pasa mucho tiempo antes de que los gritos ensordecedores del público acaparen toda la cancha donde se realiza el evento. El panorama es…
Viernes 15 de agosto de 2014 05:00

Una semana en el paraíso mexicano

“Dame un vodka con china, por favor”, le dije al bartender mientras me recostaba de la barra del hotel, cansado pero satisfecho de por fin haber llegado a territorio mexicano para tomar una semana de vacaciones, luego de tres horas de vuelo.

Era Cancún, ambiente tropical, las gotas de sudor bajaban por mi rostro y el bartender aún no servía mi trago, símbolo del comienzo del tiempo de ocio. No perdí oportunidad para saborear unos ricos nachos con guacamole y salsa mexicana, a la vez que escuchaba el sonido de la música mariachi de fondo.

“Señor, ¿con qué desea acompañar el vodka?”, me preguntó Emiliano, quien se convirtió en un buen amigo durante mi estancia en el complejo hotelero. “China, jugo de china”, le repetí, a lo que el oriundo de Cancún me contestó: “Señor, lo que tenemos es jugo de naranja y arándano”.

Fue entonces cuando comencé a desprenderme, por una semana, del vocablo puertorriqueño, sustituyendo china por naranja, arándano por cranberry, sorbeto por popote y hasta el "Arriba, Puerto Rico" por el "Viva, México", literalmente.

Shot 'Viva, México', mezcla de rones locales.

Luego de agradecer por su servicio y de pedir disculpas por, según él, haberle pedido un trago con un jugo “proveniente de la China”, me dirigí con mi grupo de vegabajeños a la Playa Maroma, uno de nuestros lugares preferidos durante nuestra estancia, sin duda. Era agua cristalina y refrescante, un estrecho de arena blanca impecable, de nubes inexistentes y peces coloridos que se paseaban entre nosotros. En fin, un paraíso situado en el Estado de Quintana Roo.

Fue una semana llena de ricuras caribeñas: todo tenía pique, incluso las comidas del desayuno. Los guacamoles sabían a gloria; había que tener “babilla” para tragarse las fajitas sin tener, al menos, agua en mano. Al mediodía las margaritas fueron nuestras mejores aliadas cuando disfrutábamos de la piscina.

Pero nuestra semana también estuvo llena de enriquecimiento cultural. Tuvimos, por ejemplo, la oportunidad de visitar una de las siete maravillas del mundo, el Chichen Itzá, parque arqueológico de la península de Yucatán, en México, que posee una de las arquitecturas más impresionantes del planeta, la pirámide del Templo de Kukulkán.

Templo de Kukulkán, situado en el parque ecológico Chichen Itzá, una de las siete maravillas del mundo.

Fue interesante el hecho de que durante la gira turística nos guiaron puros mexicanos de sangre maya, y no los mexicanos de tez blanca con los que interactuamos toda la semana en el área más turística. Eran seres muy amables, de características distintivas.

Ese viernes, la cultura maya fue la orden del día. Fue toda una aventura, acompañados de turistas colombianos, cubanos, canadienses, asiáticos, australianos y estadounidenses. Cinco horas de viaje, de tomar ricas cervezas locales y de intercambio cultural con nuestros amigos suramericanos: así transcurrió nuestro paso por el Chichen Itzá y, posteriormente, durante la visita a uno de los cenotes del estado de Yucatán, una enorme caverna con agua que, al primer contacto con ella, nos recordó al Yunque.

Disfrutando de las exposiciones creadas por los mayas de la zona arqueologica del Chichen Itzá.

No había puertorriqueños, ni caribeños, sólo nosotros…un grupo de siete boricuas al que los locales asociaban con la “Gasolina” de Daddy Yankee o con el “Suavemente” de Elvis Crespo. Así también nos sucedió con otros turistas; americanos y europeos se sobresaltaban una vez nos remeneábamos en la pista de la discoteca cuando sonaba la “Brujería” de El Gran Combo de Puerto Rico o “Pobre Diabla” de Don Omar.

“Ustedes los ‘portorriqueños’ sí que saben bailar”, nos dijo un huésped mexicano, luego de haber bailado una rica salsa de Victor Manuelle.

Así gozamos y disfrutamos de este viaje que tanto planeamos para celebrar nuestra graduación de bachillerato de la Universidad de Puerto Rico este verano. Nos llevamos un poquito de la cultura maya, mientras que nosotros, boricuas al fin, nos encargamos de dejar en México un pedacito de nuestro sabor caribeño.

Publicado en Escribanía
Lunes 28 de julio de 2014 05:00

Hacer periodismo en la frontera

Las amenazas y las fuertes adversidades no silencian su labor informativa. Estos medios comparten algo en común: ambos se encuentran en ciudades fronterizas y han sido parte de contextos de violencia que han denunciado y han tenido que adaptarse para sobrevivir.

El diario Zeta de Tijuana nació de la idea de Jesús Blancornelas de establecer una publicación independiente. Tuvo que abandonar puestos directivos en otros medios por no aceptar comprometer la línea editorial. Es así como fundó ABC en 1977. Después de lograr gran circulación y aceptación en Tijuana, un grupo de choque de la Confederación de Trabajadores mexicanos tomó sus oficinas en el 79 y destituyeron a Blancornelas como director.

Esto dio paso a ZETA, que vio la luz el 10 de abril de 1980. “Hoy, lo único nuevo, es que del ABC nos vamos a la Z. Del principio al fin del abecedario. Fin que no tiene continuación sino permanencia”, estas fueron de las primeras declaraciones que Blancornelas escribió en la edición número uno del semanario.

Como consecuencia de su línea crítica y política, Blancornelas ha sido blanco de ataques. Fue víctima de un atentado el 27 de noviembre de 1997 donde murió su escolta Luis Valero. Hasta el momento, las autoridades no han podido esclarecer los hechos y continúa en total impunidad.

Al cumplirse el primer aniversario de su publicación, Blancornelas escribía el periódico desde Estados Unidos mientras el codirector Héctor Félix Miranda, con el apoyo del jefe de redacción, Raúl Topete, manejaba el personal en Tijuana, donde se elaboraba la publicación para de ahí enviarse a imprimir a San Diego.

El silencio a balazos

En México, en aquel tiempo, el papel periódico lo controlaba la federación a través de Productora e Importadora de Papel, S. A (Pipsa). Si las autoridades decidían presionar a un medio impreso, simplemente le reducían o de plano le cortaban el suministro de material. Esa fue una de las razones por las que Blancornelas decidió imprimir su periódico en San Diego. Después de la devaluación en México de 1982, el periódico se convirtió en semanario y se publicaba únicamente los viernes. 

El 20 de abril de 1988, Héctor “el Gato” Félix Miranda, codirector del semanario, conducía su camioneta por las calles de Tijuana cuando un auto negro le impidió el paso. Dos balas disparadas desde el vehículo terminaron con su vida.  Miranda denunciaba la corrupción, enriquecimiento ilícito, narcotráfico, torturas, asesinatos y señalaba a individuos directamente desde su columna, “Un poco de algo”. Se detuvo a dos personas por el crimen, pero nunca se dio con el autor intelectual.

El 22 de junio de 2004, el entonces editor de ZETA, Francisco Ortiz Franco, fue asesinado por un hombre encapuchado que le disparó cinco balas a quemarropa, cuando se encontraba a bordo de su automóvil acompañado de sus dos hijos. Esto ocurrió en las inmediaciones de la Subprocuraduría de Justicia del Estado.

Debido a su línea de investigación y denuncia, el medio sufrió otras agresiones. En 1983, la Aduana de Tijuana confiscó maquinaria y automóviles del semanario bajo el pretexto de encontrar irregularidades, pero no se interrumpió la publicación. En 1985 la Policía Judicial del Estado retiró toda una edición del semanario porque en ella se denunciaba la complicidad oficial con el narcotráfico. Los editores reimprimieron la edición. Dos años más tarde, el frente de las oficinas fue blanco de una ráfaga de metralleta; se presentó una denuncia pero nunca se localizó a los culpables. En el 2005, policías del Municipio que encabezaba Jorge Hank Rhon multaron a vendedores, argumentado falta de permiso para vender el semanario.

Para retratar la labor y los obstáculos de hacer periodismo en Tijuana, Bernardo Ruiz realizó el documental Reportero que se centra en el periodista Sergio Haro del semanario ZETA. Aunque a Blancornelas nunca le gustó ser noticia, su legado y escuela que formó en ZETA queda para la posteridad.

Otro gran ejemplo de periodismo en la frontera es el Diario de Ciudad Juárez. Este medio, sus reporteros y reporteras tuvieron que aprender a hacer coberturas de riesgo de un día para otro. La violencia llegó y tuvieron que adaptarse para contar historias de mujeres asesinadas, personas desparecidas y víctimas. No les quedó otra opción. Muchos periodistas de Chihuahua y Juárez tuvieron que salir del país buscando salvar sus vidas.

Una de sus editoriales dio vuelta al mundo. El 19 de septiembre de 2010, publicaron un texto con el título de "¿Qué quieren de nosotros?" Cansados de vivir bajo riesgo y fuego cruzado alzaron la voz: “Señores de las diferentes organizaciones que se disputan la plaza de Ciudad Juárez: la pérdida de dos reporteros de esta casa editora, en menos de dos años, representa un quebranto irreparable para todos los que laboramos aquí y, en particular, para sus familias".

"Hacemos de su conocimiento que somos comunicadores, no adivinos. Por tanto, como trabajadores de la información, queremos que nos expliquen qué es lo que quieren de nosotros, qué es lo que pretenden que publiquemos o dejemos de publicar, para saber a qué atenernos”.

El 13 de noviembre de 2008 fue asesinado José Armando “El Choco" Rodríguez afuera de su casa y frente a sus hijas. Llevaba más de 10 años cubriendo la fuente policiaca en Ciudad Juárez y era conocido como el periodista más experimentado e informado sobre temas de seguridad en esa frontera.

Luis Carlos Santiago, de 21 años, fue declarado muerto en el lugar del ataque. Él y su compañero de trabajo estaban dentro de un auto en el estacionamiento de un centro comercial, según reporta el diario en septiembre de 2010. Santiago se encontraba en el asiento del conductor cuando le dispararon. El periodista herido fue hospitalizado en condición crítica.

El 6 de marzo de este año, las instalaciones El Diario de Ciudad Juárez y del canal 44 de televisión local recibieron ataques. En ninguno de los dos casos hubo muertos o heridos.

El ataque contra El Diario ocurrió a las 1:05 p.m. hora, cuando una minivan gris con vidrios polarizados ingresó al estacionamiento del medio, y uno de sus tripulantes disparó al menos siete veces contra la recepción, según testigos y videos de seguridad de la empresa. 

Estos son dos muestras de periodismo en la frontera en México y de los peligros que enfrentan sus reporteros. Sin duda demuestran que a pesar de las adversidades, acosos, amenazas y hostigamiento en contextos de violencia, corrupción y falta de datos, voces de denuncia e información son fundamentales para la sociedad.

Recientemente, el director general del diario Noroeste, Adrián López Ortiz, fue atacado por dos hombres que robaron sus pertenencias y después de haberse dado a la fuga, regresaron a dispararle en una pierna. Esto se da en un contexto de acoso contra el periódico que tiene su base en Sinaloa y que ha sufrido una serie de agresiones y amenazas por parte de autoridades locales después de la detención del narcotraficanta Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como "El Chapo Guzmán".


Esta nota fue publicada originalmente en El Toque.

Publicado en Internacional

"Solo quiero salir de todo esto", repite a IPS entre frecuentes suspiros la joven mexicana Yakiri Rubí Rubio Aupart, que desde diciembre de 2013 enfrenta un juicio por el asesinato de su violador.

Yakiri, de 21 años, vive en el populoso barrio de Tepito, una de las zonas más peligrosas de la capital de México.

La tarde del 9 de diciembre, iba a reunirse con su novia cuando fue interceptada por dos hombres en la calle, que la raptaron, amenazándola con una navaja, la subieron a una motocicleta y la llevaron a un hotel, según la versión que ella ha defendido durante el proceso.

Según su testimonio, los dos hombres la golpearon. Uno de ellos, Miguel Ángel Anaya, de 37 años y 90 kilos, la violó, mientras su hermano, Luis Omar Anaya, salía a fumar. La joven se defendió e hirió a su agresor en el vientre y el cuello con su propia navaja. El hombre comenzó a desangrarse, pero tuvo tiempo de salir del hotel y huir en su moto.

Ella también salió corriendo del hotel y pidió ayuda a unos policías. Sangrando y semidesnuda llegó a una oficina del Ministerio Público (fiscalía), a tres cuadras del lugar.

Mientras esperaba que la atendieran varias heridas, una de ellas de 14 centímetros en un brazo, llegó su segundo agresor y la acusó de asesinar a su hermano por un pleito de amantes, algo que su condición de lesbiana desmonta, según su defensa.

Yakiri fue trasladada a una prisión de mujeres ya sentenciadas, acusada de homicidio calificado, un delito penado con cárcel de 20 a 60 años.

Tres meses después, un juez reclasificó el delito por el de "legítima defensa con exceso de violencia", asignó una fianza, que a la familia le costó mucho reunir, del equivalente a 10,000 dólares y le permitió seguir el juicio en libertad bajo presentación semanal ante el tribunal.

Ahora, vive encerrada en su casa, debido a las constantes amenazas que han recibido ella y familia. Solo sale acompañada de sus padres.

"Pasó de una cárcel a la otra", dijo Marina Beltrán, su madre de crianza desde que tenía seis meses, presente durante la entrevista con IPS.

Luis Omar Anaya negó haber participado en el rapto y, según su versión, aseguró que estaba en su casa, a poca distancia del hotel, cuando su hermano llegó moribundo.

Además, el lunes 23 solicitó ante un juez federal que se revoque la libertad condicional, en un amparo sobre el que hay que decidir en un plazo de 90 días. IPS intentó sin éxito dialogar con el abogado de Anaya.

Todo el proceso ha puesto en evidencia una red de protección judicial sobre los hermanos Anaya, que incluye la fabricación posterior de pruebas en contra de la joven.

Para los colectivos de defensa de los derechos de las mujeres en México, Yakiri se ha convertido en un emblema contra el machismo que impera en las instituciones que imparten justicia, donde el principio es desestimar lo que digan las mujeres violadas.

"Miles de mujeres han sido asesinadas luego de ser violadas y los feminicidas siguen libres. Pero una mujer violada que se defiende de la muerte termina en la cárcel y uno de sus violadores queda libre", escribió la periodista y activista Lydia Cacho.

Por lo menos, el caso ha mostrado todas las deficiencias del sistema de justicia frente a una violación.

Cada año, se denuncian 15,000 violaciones en México, pero solo 2,000 llegan a juicio y poco menos de 500 culminan en una condena, según el Informe de la Violencia Feminicida en México 1985-2010, realizado por el parlamento y el gobierno con ONU Mujeres.

La situación real es peor porque solo entre 12 y 15 por ciento de las niñas o mujeres violadas lo denuncian, según el reporte que presentó Amnistía Internacional en julio de 2012 al Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer.

"Amnistía Internacional no tiene conocimiento de la existencia de pruebas que demuestren que el número de violaciones está disminuyendo o que los enjuiciamientos y sentencias condenatorias están incrementándose", asegura.

En el caso de Yakiri, los funcionarios del Ministerio Público tardaron nueve días en abrir una investigación sobre la violación y pasar el expediente a una fiscalía especializada en género.

Tampoco fue revisada por una ginecóloga, no le dieron atención psicológica, ni pastillas para evitar un embarazo, como establece la legislación del Distrito Federal, asiento de Ciudad de México.

La Norma Oficial Mexicana 046, vigente desde 2005, estipula que en caso de violación, "las instituciones prestadoras de servicios de atención médica deberán (...) ofrecer de inmediato y hasta en un máximo de 120 horas después de ocurrido el evento, la anticoncepción de emergencia" y están obligadas a "prestar servicios de aborto médico".

Otro elemento machista, explica a IPS la abogada defensora Ana Katiria Suárez Castro, quien atiende gratuitamente el caso de Yakiri. Aseguró que la clasificación de "exceso de violencia" en la legitima defensa se usa mayoritariamente contra mujeres violadas.

El principal antecedente de este caso ocurrió en febrero de 1996, en el Estado de México, por el que se expande la metrópoli capitalina, cuando al salir de una fiesta, una joven disparó y mató al novio de una amiga que pretendía violarla.

Un juez consideró entonces que, como la sangre de él estaba saturada de alcohol y la de ella no, el agresor no era consciente de sus acciones, mientras que la joven sí pudo haber evitado las suyas.

"¡El exceso de violencia en la legítima defensa es absurdo! ¿Cómo te puedes defender poquito?", exclama la madre de Yakiri.

El matiz es determinante. Si el juez no hubiera establecido el exceso de violencia al reclasificar el delito, la joven habría sido exonerada; en cambio, si el juez determina que es culpable de un exceso de violencia, la joven deberá pagar a la familia de su agresor más de 28,000 dólares para "reparar el daño".

En contraparte, la denuncia por la violación está bloqueada porque, para la fiscalía del Distrito Federal, el agresor ya pagó. Los fiscales no han considerado la reparación del daño, ni la participación del segundo agresor.

Seis meses después de la violación, Yakiri y su familia mantienen dos batallas: una legal, para ser exonerada del asesinato y para que haya una reparación del daño, y otra personal, para vivir sin miedo y recuperar sus vidas.

Durante este tiempo sus padres abandonaron sus trabajos y sus hermanos dejaron la escuela. La familia recibe acompañamiento psicológico. Ella ha tenido que acostumbrarse a tratar con periodistas.

"Al principio fue horrible, me ponía a llorar, porque cada vez que tengo que contar lo que pasó es como volver a vivirlo. Ya no lloro. Solo quiero que esto se acabe", dice.

También quisiera volver a estudiar. "Siempre me gustó más trabajar. Pero ahora desearía aprender de leyes para ayudar a otras mujeres que pasan lo mismo que yo y no tienen a una abogada como la mía", dijo esbozando, por fin, una débil sonrisa.

Publicado en Internacional

Con el propósito de crear una herramienta que ayude a reducir los niveles de conflictividad social y promover la no violencia en contextos de exclusión, un colectivo de mujeres residentes en Puerto Rico celebraron en San Cristóbal de las Casas en el Estado de Chiapas, México, el Taller de arte y comunicación para la paz.

El evento, que se llevó a cabo del 19 al 30 de octubre de 2013, buscó también preparar jóvenes para ser promotores de paz, construyendo con el grupo destrezas que les permitan documentar violaciones a los derechos humanos, compartir saberes sobre la negociación de los conflictos y proveer para la sustentabilidad económica y cultural de sus comunidades.

“Lo pensamos como un modelo para desarrollar culturas de paz con justicia social y equidad. Establecimos como misión construir la reflexión y la acción (personal y colectiva) respecto a la creación de una cultura de paz proactiva, en el contexto de soberanía económica y desarrollo sustentable”, explicó la doctora Liliana Cotto Morales, miembro de la Cátedra UNESCO de Educación para la Paz de la Universidad de Puerto Rico (UPR). La Cátedra es parte del Instituto Internacional de Educación para la Paz, que realizó su encuentro bi-anual este año en la UPR. 

El taller generó experiencias de arte y comunicación, utilizando como herramientas la fotografía y el video, además de técnicas teatrales y de danza, enmarcado dentro de la educación como formación integral.

“En el taller incorporamos los contenidos de educación para la paz desarrollados en el Seminario Intercultural Mayense de San Cristóbal de las Casas, los de Fundeconp (Fundación de una convivencia pacífica), de Santa Cruz, Bolivia, fundación promotora de estrategias educativas para la paz y las experiencias de la Cátedra UNESCO de Educación para la Paz de la UPR”, indicó la doctora.

San Cristóbal fue escogido como el primer lugar para llevar a cabo el modelo piloto, en atención a las violaciones continuas de los derechos humanos en Chiapas. Según el Instituto, el estado chiapaneco es el segundo estado con mayor grado de marginación en México. Las inequidades educativas, económicas, del entorno, de salud y políticas causan la migración de entre 30,000 y 50,000 chiapanecos.

El taller contó con la participación de jóvenes de distintas edades, religiones y círculos sociales, con el propósito de estimular los vínculos solidarios entre grupos de discursos y desarrollar tácticas diferentes pero convergentes en el objetivo de caminar hacia una cultura de paz, fortaleciendo la interculturalidad, la autonomía, la dignidad y la soberanía alimentaria.

“Comenzamos con jóvenes de Chiapas como proyecto piloto. Aspiramos a obtener financiamiento para reproducir el modelo haciendo los cambios pertinentes, con jóvenes de Puerto Rico. Por medio de las experiencias comparativas se pretende empoderar a los y las jóvenes para que generen acciones interculturales que transformen su realidad”, enfatizó Cotto.

Por otro lado, Cotto explicó que el taller fue desde su planificación una herramienta para contribuir a generar capital humano que ayude a crear estructuras sociales y económicas, inclusivas, autogestionadas y pertinentes para los participantes. “Fue un proceso de inmersión en que las educadoras convivieron con los y las educandos durante doce días en las instalaciones de la Universidad de la Tierra. La  enseñanza-aprendizaje se llevaba a cabo alternando las charlas y los conversatorios de contenidos teóricos con las explicaciones y los ejercicios prácticos de los componentes de fotografía, cine, artes escénicas y baile”, señaló la doctora del Instituto.

Los ejercicios se trabajaron de manera interactiva y práctica. Las facilitadoras presentaban los materiales y los educandos aportaban sus reflexiones que transformaban y en ocasiones rechazaban el material ofrecido.

Entre la selección de temas e imágenes que se utilizaron en el componente teórico del taller, contextualizados a partir de una perspectiva macrosocial (capitalismo, colonialidad, interculturalidad) y microsocial (impactos en las subjetividades y en las identidades colectivas).

En primer lugar, la paz y la guerra fueron temas que se analizaron a partir del principio de que la injusticia y la desigualdad crean las condiciones para la guerra, por lo cual para que haya paz permanente tiene que haber igualdad. Se abordó también, el tema de la diversidad, que se desarrolló alrededor de las preguntas ¿es malo ser diferente?, ¿qué nos hace diferentes? y ¿cómo podemos manejar nuestras diferencias? Se realizó, además, un análisis de conflictos.

“Al reflexionar sobre este tema concluimos que siempre existirán conflictos en la sociedad, que somos generadores de éstos pero que las personas no son el conflicto. Por lo cual, no hay personas conflictivas sino personas que viven conflictos”, indicó Cotto.

En cuanto a la negociación, se conceptuó como una herramienta de conciliación, se analizó como un proceso a través del cual dos personas o grupos en conflicto puedan aumentar sus posibilidades de resolver la diferencia por vía de la satisfacción de sus intereses y necesidades, alcanzando un nivel de respeto y convivencia sana.

El esfuerzo del Instituto busca desarrollar una cultura de paz, que implica reconocer los conflictos como espacios en los que se encuentran, se trabajan y armonizan los diversos intereses y miradas de personas, grupos o comunidades.

El Instituto busca constriur agendas de paz, pero para construirlas se requiere la práctica de una tolerancia proactiva que no significa indiferencia. Incluye, además, la responsabilidad de educar para la tolerancia, un enfoque positivo hacia la diferencia de etnias, pensar de manera integradora, combatir el racismo y practicar una educación intercultural. “Todo lo anterior contribuye a generar un clima positivo en el que se prioricen las convergencias y las similitudes”, concluyó Cotto. 

Publicado en Internacional
Lunes 10 de junio de 2013 15:56

Monsanto solicita patentes del maíz mexicano

La posible autorización del gobierno mexicano a las cinco solicitudes hechas por Monsanto y Pioneer Hi-Bred, a través de su filial PHI México, para la siembra a escala comercial de maíz genéticamente modificado sobre, al menos, 1 millón 400 mil hectáreas en Sinaloa y Tamaulipas ha puesto en vilo al mundo entero, asegura Pat Mooney, director ejecutivo del Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración, también conocido como Grupo ETC.

El Premio Nóbel Alternativo 1985 señaló que ésta es la primera vez en la que uno de los cultivos más importantes para la alimentación en el mundo es amenazado en su centro de origen y diversificación.

“Si la contaminación y la destrucción ocurren en México, veremos la destrucción del arroz en Asia, del trigo en el Oriente Medio y de todos los grandes cultivos alimentarios del mundo,” aseguró Mooney.

En entrevista con la revista Contralínea, Mooney advierte que el maíz, principal cultivo de México, de países de América Central y de la humanidad, pretende ser utilizado por las trasnacionales como herramienta para el control político y económico: “Un intento por controlar la soberanía alimentaria y la agricultura en todo el mundo,” observó el Director Ejecutivo del Grupo ETC.

De acuerdo con Mooney, la importancia del control de las trasnacionales sobre el maíz se puede expresar en una cifra: el 45 por ciento de los recursos que éstas gastan en investigación sobre semillas lo destinan sólo al maíz.

El también especialista en agricultura, biotecnología, biodiversidad y nanotecnología resaltó que pese a que los campesinos y los pueblos del mundo han domesticado y desarrollado más de 7 mil cultivos alimentarios, las trasnacionales dedican casi la mitad de los gastos de investigación sólo al cultivo de maíz.

“Esto es porque quieren hacer del maíz muchas más cosas que alimento”, advirtió. Explicó, además, que mientras que en el pasado el desarrollo de una nueva variedad de semillas convencionales le costaba a las empresas 1 millón de dólares, el desarrollo de una variedad genéticamente modificada cuesta alrededor de 136 millones de dólares. “No sólo resulta económicamente ruinoso, sino también riesgoso”, aseguró.

A ello se suma la dificultad para convencer a algunos gobiernos, campesinos y ciudadanos de los beneficios de los transgénicos. Como resultado, las empresas intentan desplazarse hacia la biología sintética. En lugar de transferir genes entre especies, como sucede con los transgénicos, caminan hacia la construcción de ácido desoxirribonucleico (ADN) desde cero.

“Con la biología sintética se pueden construir cadenas de pares base de ADN a partir de nada para construir especies. Así que el genoma del maíz, igual que el genoma humano, ha sido tomado; se toma como base o formato y a partir de ahí se construyen distintas estructuras,” mencionó Mooney.

Además, Mooney subrayó que para las seis grandes empresas, o “las seis gigantes genéticas” (Monsanto, Syngenta, Bayer, Dupont, Dow Agrosciences, Basf), la naturaleza es sólo el punto de partida, una plantilla, un formato, un machote para construir nuevas formas. El especialista afirmó que las trasnacionales han llegado al punto de afirmar que son capaces de generar en un tubo de ensayo más biodiversidad que la existente en la Amazonía.

La biología sintética ha hecho posible que el maíz –que es alimento en México– sea utilizado para producir plásticos, cosméticos, combustibles e incluso químicos. “Ven al maíz no sólo como la base de la alimentación sino como la materia prima para la producción de todo tipo de mercancía”, indicó Mooney.

El experto sostuvo que el maíz es un cultivo extraordinariamente flexible y ello hace que las trasnacionales y sus científicos piensen que el maíz les podría permitir hacer prácticamente cualquier cosa.

“La amenaza a su monopolio consiste básicamente en que México es el centro de origen y diversidad del maíz. La diversidad es una amenaza para las trasnacionales porque significa que podrían existir otras alternativas al control corporativo. Imagínense qué tan enfermo está el mundo cuando a la naturaleza se la denomina competencia”, recriminó.

Con 59 razas clasificadas y miles de variedades nativas distribuidas a lo largo y ancho del territorio nacional, México es cuna del maíz (el segundo cereal más importante en el mundo), centro de origen, diversificación y reservorio genético global del grano.

Por ello, Mooney considera que la lucha que se lleva en México es de vital importancia. “Si logran su cometido y creo que pueden ser exitosos en detener la introducción de maíz transgénico a México, entonces existe esperanza para todos los demás pueblos del mundo de detener la introducción de transgénicos en sus territorios. Si dejamos que las corporaciones ganen aquí, no habrá manera de detenerlas,” finalizó Mooney.

Publicado en Local

Hace unos días en el marco de sus primeros cien días de gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto presentó su propuesta de reforma constitucional en materia de telecomunicaciones, en la que pretende poner fin a los monopolios de Telmex y el duopolio televisivo de Televisa-TV Azteca, así como garantizar el derecho a la información.

Los involucrados en la realización de esta reforma advierten que se incorporó por primera vez en los artículos 6° y 7° de la Constitución conceptos a favor de la libertad de expresión, la prohibición de publicidad integrada (propaganda política presentada como información noticiosa), y el acceso a nuevas tecnologías como derecho universal.

Llama la atención que se haya incorporado conceptos a favor de la libertad de expresión, ¿qué otros conceptos se le puede añadir a lo que claramente ya establecen los artículos 6° y 7°?
El artículo 6° señala, “La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de terceros, provoque algún delito o perturbe el orden público; el derecho a la información será garantizado por el Estado”.

Por su parte, el artículo 7° señala lo siguiente, “Es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia. Ninguna ley ni autoridad puede establecer la previa censura, ni exigir fianza a los autores o impresores, ni coartar la libertad de imprenta, que no tienen más límites que el respeto a la vida privada, a la moral y a la paz pública. En ningún caso podrá secuestrarse la imprenta como instrumento de delito”.

En lo que va de los primeros tres meses del retorno al poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se han registrado una serie agresiones contra el gremio periodístico y que ha llevado a organizaciones periodísticas a tomar acciones drásticas.

El diario El Siglo de Torreón, el Diario de Juárez y las televisora Canal 44 de Ciudad Juárez, sufrieron una serie de ataques contras sus instalaciones; el asesinato del periodista Jaime Guadalupe González, fundador y director del portal web Ojinaga Noticias, y que horas después del artero crimen, el sitio web cerró definitivamente; el diario El Zócalo de Saltillo anunció que dejará de publicar información relacionada con el crimen organizado ante la falta de garantías de seguridad; la criminalización del gobierno de Veracruz al fotoperiodistas Félix Márquez de la agencia Cuartoscuro, que captó imágenes del grupo de autodefensa que surgió hace unos días en el municipio veracurzano de Tlalixcoyan; éstos incidentes se suman a la ya larga lista de agresiones que ha venido sufriendo el periodismo mexicano en los últimos años.

Inacción, insensibilidad e indiferencia del Estado

El periodista Jaime Guadalupe González es el primer periodista asesinado bajo el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Mientras que el Senado de la República condenó el asesinato de éste y los ataques a El Siglo de Torreón, El Diario de Juárez y a la televisora el Canal 44. Asimismo, exhortó a la Procuraduría General de la República que tome las medidas necesarias para poner un alto a la impunidad en las agresiones contra informadores e instalaciones de medios de comunicación, así como garantizar la implementación de la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, sin embargo, el Presidente Enrique Peña Nieto ni la Presidencia de la República no han hecho ningún pronunciamiento al respecto.

Tal parece que la indiferencia, y sobre todo el silencio, han caracterizado al actual gobierno de Enrique Peña Nieto respecto a este tema. Ni los múltiples exhortos, insistencias y llamamientos por parte de organizaciones de derechos humanos y de defensa y protección a periodistas han hecho reaccionar a este gobierno. Al menos el anterior gobierno de Felipe Calderón tuvo el atrevimiento para señalar a los principales depredadores de los comunicadores, pero no tuvo la misma audacia para poner un alto a esto como lo hizo con tanto ahínco con el combate al narcotráfico.

La esperanza es lo último que muere

Es por esa razón, que la organización Internacional Artículo 19 ha lanzado una iniciativa en línea llamada Impunidad Mata para recabar un millón de firmas para pedirle a las autoridades terminar con la impunidad existente en el país y exigir que se ponga fin a la violación de la libertad de expresión y a los asesinatos y desapariciones de periodistas. Asimismo, se le exhorta al presidente Peña Nieto le otorgue a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión las atribuciones necesarias para proteger a los periodistas. Esperemos que un millón de firmas de mexicanos sea suficiente para sensibilizar y despertar del letargo en el que se encuentra el Estado mexicano ante este tema.

Ante la actual situación, qué sentido tiene licitar dos nuevas cadenas nacionales de televisión, garantizar el acceso a nuevas tecnologías y desarrollar una red pública para ampliar el acceso a servicios digitales, sobre todo lo que respecta a la Banda Ancha, si los hombres y mujeres que día con día proveen de información veraz y oportuna a la sociedad están siendo aniquilados ante las narices de todos. ¿Por qué se requiere de una reforma de telecomunicaciones para que el Estado ahora sí, según dicen, podrá garantizar la libertad de expresión y el derecho a la información, cuando ésta ya está planteada en la Constitución? ¿Quizá ésta reforma sólo pretende proveer más opciones de contenidos de entretenimiento que de información vital para la sociedad?
 

Publicado en Opinión y Debate

Lluvia de balas en México contra la prensa. Y el gatillo de la metralleta se ensaña ahora contra el periódico El Siglo de Torreón. Un grupo armado disparó a mansalva contra las instalaciones del diario y contra policías federales que se encontraban vigilando el edificio. El ataque dejó un muerto.

El edificio donde se ubica El Siglo de Torreón recibió 30 impactos de bala AK-47. Desde un vehículo no identificado se abrió fuego contra una de las entradas del inmueble y descargó una ráfaga a lo largo de la fachada principal. Hay un muerto y cuantiosos daños materiales.

La situación de inseguridad y violencia que enfrenta este medio de comunicación, al igual que otros en la Comarca Lagunera, ha alcanzado los máximos niveles. La lluvia de balas es el segundo ataque directo que sufre El Siglo de Torreón. En las primeras semanas de 2013, aconteció el secuestro de cinco trabajadores de este diario mexicano por parte del crimen organizado, entre los que se encontraban periodistas y personal administrativo.

Los medios firmantes del Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia han reiterado su solidaridad con los colegas de El Siglo de Torreón y manifiestan su más enérgica condena a los repetidos ataques contra este medio.

En el comunicado se lee que “el nuevo atentado contra El Siglo de Torreón exhibe la inacción de las autoridades federales y locales para dar seguimiento a las agresiones contra la prensa y castigar a los perpetradores, así como la falta de aplicación de protocolos adecuados para brindar protección a medios que son objeto de ataques en forma recurrente. Evidencia la total indefensión en la que nos encontramos”.

Las instalaciones de El Siglo de Torreón fueron atacadas anteriormente, en los años 2009 y 2011. Estos hechos nunca fueron sancionados.

“Hacemos un llamado urgente a demostrar voluntad política para abatir la impunidad en los casos de asesinato, agresión y desaparición de periodistas, así como en los ataques directos a medios de comunicación. Los medios firmantes exigimos a los tres órdenes de gobierno y a los tres poderes de la Unión ponerse a trabajar, en el ámbito de competencia, para restablecer las garantías que permitan el ejercicio de las libertades de expresión y de prensa. No podemos permitir que la violencia imponga el silencio”.

“Tenemos miedo. Es natural, como cualquiera que estuviese en nuestra situación. Estamos tratando de digerir este mal trago”, decía a Radio Nederland el director del Siglo de Torreón, Javier Garza, en una entrevista realizada a principios de febrero.

El oficio más peligroso en México

“Hoy por hoy, el periodismo es el oficio más peligroso que se puede ejercer en México”, afirma José Gil Olmos, reportero del diario Proceso. Por su parte, la redactora de televisión Chihuahua, Patricia Caudillo, explica que la ley de periodistas surgió “como una exigencia del gremio, pero en la práctica no ha dado resultados”. Para la joven reportera, la corrupción “es el cáncer de México”, por lo que el Gobierno tendría que trabajar “por la protección de toda la ciudadanía”.

Según el redactor de Proceso, la ley de protección a periodistas “no va a servir de mucho”, puesto que a su juicio lo que hay que hacer para defender a los redactores y a la población civil “es combatir el crimen organizado y su vinculación con el poder político”.

“Es un poco contradictorio que las autoridades quieran apoyar a los periodistas cuando son las mismas autoridades quienes nos están atacando”, afirma la redactora del periódico Norte de Ciudad Juárez, Herika Martínez Prado.

Caudillo explica que muchos periodistas han sido víctimas de amenazas por parte de la policía, lo que lleva a los redactores a un estado de indefensión que les hace cuestionarse “y ahora qué hago, quién es mi aliado, quién me defiende”.

Publicado en Local
Jueves 21 de febrero de 2013 05:00

Alerta en México ante siembra de transgénicos

La posible siembra a escala comercial del maíz transgénico en los estados mexicanos de Sinaloa y Tamaulipas podría acarrear la contaminación de las 59 razas nativas y a largo plazo su pérdida, según advierten científicos, investigadores, agrónomos y organizaciones como Greenpeace.

A pesar de ello, la presión de las multinacionales Monsanto y Pioneer podrían obligar al gobierno a autorizar su siembra de forma inminente.

“Ya estamos comiendo maíz transgénico debido a las importaciones de diez millones de toneladas procedentes de Estados Unidos”. Con estas palabras, el presidente de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS), Antonio Turrent Fernández, afirma que la población mexicana consume alimentos genéticamente modificados procedentes de las transacciones que desde hace dieciséis años se están recibiendo del país norteamericano.

Según el investigador, “el 80 porciento de las superficies sembradas de maíz en Estados Unidos son transgénicos, al igual que lo importado desde África del Sur”. El investigador Emérito Nacional asevera que “es mercantilista y colonialista pensar que el mexicano si tiene hambre acabará comiendo la tortilla industrial, sea de la calidad que sea, al final se la va a tener que comer”.

Turrent explica que para el consumo humano directo se requieren entre doce y catorce millones de toneladas, y en Sinaloa se siembran 500.000 hectáreas bajo riego con un rendimiento de diez toneladas por hectárea. Por ello, según el agrónomo, si se concede el permiso de plantar maíz transgénico en Sinaloa a las multinacionales, y en cuatro o cinco años las 500 mil hectáreas estuviesen sembradas con maíz transgénico también blanco, “habría que dar de comer a la población con este maíz blanco transgénico”.

Asimismo, la Coordinadora de Agricultura de Greenpeace México, Aleira Lara, advierte que en la red alimentaria mexicana “hay productos de consumo humano que usan maíz de Estados Unidos para fructuosa, para endulzante de algunas bebidas o como fécula, y este maíz no está registrado en ninguna etiqueta”.

Según la coordinadora de Greenpeace, la autorización de cultivos de maíz transgénico a escala comercial causaría un problema de salud en la población puesto que “los mexicanos consumen el maíz sin ningún tipo de elaboración o cocción, por lo que las alertas se potencializarían”.

Además, Lara explica que el maíz procedente de Estados Unidos para forraje y uso industrial no está segregado del maíz convencional, por lo que al ingresar a México sin ningún tipo de control puede estar contaminando el suelo “al caer durante su transporte sobre las carreteras”.

Por su parte, el investigador del departamento de Agroecología de la Benemérita Universidad de Puebla (BUAP), Miguel Ángel Damián Huato, estima que “es muy probable” que ya se estén consumiendo transgénicos, pero añade que ello no es sólo debido a las importaciones masivas de maíz amarillo de EEUU, sino también a la emigración de finales de los años 90 por parte de los propios productores mexicanos que habrían traído del país norteamericano nuevas técnicas “en su afán de probar su eficiencia efectiva en su parcela”.
 

Contaminación del maíz nativo

“La industria se ha encargado de dispensar la mentira de que cada agricultor tiene el derecho de elegir el cultivo que quiere cultivar. Pero el flujo genético no va a respetar este tipo de decisiones ni de acuerdos. Esto es incontrolable”, afirma la coordinadora de la campaña de agricultura de Greenpeace México, Aleira Lara.

Según la comunicadora, México ya ha enfrentado casos de contaminación “aunque no hayan sido denunciados”. Además, subraya que el país centroamericano ocupaba entre 2001 y 2007 el segundo lugar en casos de contaminación en América, y el octavo a nivel global. “Y ello evidencia que no se puede controlar la contaminación genética”.

Para Lara, los expertos han dado una opinión negativa sobre la siembra de maíz transgénico experimental en Sinaloa y Tamaulipas porque “es imposible la coexistencia de los transgénicos con cultivos convencionales”.

En esta línea, el profesor universitario Miguel Ángel Damián Huato asevera que “de ninguna manera podrían cohabitar puesto que el maíz criollo es el resultado de innovaciones progresivas milenarias que son más adecuadas a los ambientes adversos en que siembran los maiceros”. Por contra, “el maíz transgénico procede de la ingeniería genética por lo que genera semillas adictas a los agroquímicos”.

El agrónomo afirma que la contaminación es inevitable debido a que el maíz es una planta de polinización cruzada y la mayoría de sus flores femeninas son fecundadas con polen de otras plantas de la misma especie. Según el investigador, “si se siembra maíz transgénico, lo más seguro es que el polen de estas semillas puedan fecundar a los maíces criollos de la región”.

Igualmente, la Comisión Nacional de la Biodiversidad de México (CONABIO), expresó en octubre de 2012 su posición sobre las solicitudes de liberación comercial de maíz genéticamente modificado en México e indicó que “la información genética de los maíces cultivados en México está en constante intercambio y fluctuación, y el uso de maíces genéticamente modificado (GM) no supone una excepción”.

La directora del CECCAM, Ana de Ita, explica que la costumbre milenaria del intercambio de semillas nace en México porque el maíz es un cultivo “que necesita mucho vigor”, por lo que al final de la siembra los campesinos seleccionan los mejores granos y los guardan para sembrar en la temporada siguiente. La socióloga añade que en este proceso “las comunidades intercambian las semillas, incluso entre diferentes regiones, para mejorar las características del maíz de manera tradicional con conocimiento campesino”.

Por otra parte, De Ita asegura que las multinacionales podrían “criminalizar a los campesinos” acusándoles de estar utilizando sus innovaciones de transgénicos sin pagar la patente correspondiente. Por lo que los agricultores “podrían ir a juicio por utilizar una patente sin pagar regalías”.

Pérdida de razas nativas a largo plazo

La Comisión Nacional de la Biodiversidad recogió en su documento publicado en 2012 las declaraciones del Relator Especial de la Organización de Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación, Olivier de Schutter, que concluía que “el cultivo de maíz transgénico en México constituye un grave riesgo para la diversidad de las variedades nativas de maíz”, puesto que se desconocían los efectos del maíz GM sobre el nativo.

En esta línea, la directora del CECCAM precisa que las variedades de maíz nativo podrían homogeneizarse tras la invasión de los transgénicos, por lo que a largo plazo “se correría el riesgo de que la riqueza del maíz se vaya erosionando y desaparezcan variedades, y las que queden sean transgénicas”.

El presidente de la UCCS señala que “los transgénicos contaminan en el primer cruce, pero en la segunda generación el proceso se intensifica”. Según el científico, en ese momento comienza la degradación genética del maíz que llevará a un deterioro de la planta y a la pérdida de las razas nativas. “Llega un momento en que la invasión de los transgenes puede hacer que la planta no sea viable, y por este camino comenzaría a reducirse la biodiversidad de las razas nativas de maíz”.

Según el investigador, el país cuenta en la actualidad con 59 razas nativas, y en América del Sur hay otras 350. En el caso de que se produjese esta reducción de razas nativas “los mexicanos necesitarán en 30 o 40 años acudir a este reservorio natural de América Latina para poderse alimentar”.

Turrent concluye que los ciudadanos deben pensar como nación, puesto que “el productor actual es sólo un mayordomo de los recursos que debe pasar su testimonio a la siguiente generación”.

La presión de las multinacionales

El presidente de la UCSS, Antonio Turrent, asegura que su grupo de investigación ha demostrado que “México tiene la tecnología para producir casi el doble de lo que se está consumiendo en la actualidad de maíz, sin maíces transgénicos. Y esa tecnología está disponible”. Según el agrónomo, “la presión de las multinacionales es muy fuerte e impide que esta técnica prospere”.

Asimismo, el investigador del departamento de agroecología de la BUAP, Miguel Ángel Damián Huato, explica que estas innovaciones no llegan a la práctica porque “la mayoría de los actores políticos y técnicos la califican de ineficiente porque se encuentran al servicio de las empresas trasnacionales que producen y venden los transgénicos”.

Huato asevera que desde la Revolución Verde “se han empecinado en vendernos la idea de que el uso de híbridos primero, y transgénicos actualmente, representan la varita mágica para acabar con el hambre que aqueja a los productores de subsistencia”.

Sin embargo, el agrónomo explica que después de 60 años de haberse aplicado los principios de la Revolución Verde al manejo de los cultivos, “la pobreza alimentaria va en aumento y la productividad de los materiales genéticos va en descenso por la contaminación que han provocado al suelo agrícola”.

Por su parte, los especialistas de CONABIO concluyen que México se enfrenta al problema de introducir una nueva tecnología “que pretende imponerse a pesar de no contar aún con evidencia de que se lleve a cabo bajo condiciones de seguridad adecuadas para el medioambiente y la diversidad biológica”.

Publicado en Local
Martes 19 de febrero de 2013 05:00

Periodistas mexicanos solos ante el narco

“Tenemos miedo. Es natural, como cualquiera que estuviese en nuestra situación. Estamos tratando de digerir este mal trago”, cuenta a Radio Nederland el director del Siglo de Torreón, Javier Garza. “Lo importante es recuperarnos de este golpe y seguir ejerciendo nuestra profesión”, explica.

Este nuevo episodio de violencia ejercida contra la profesión periodística ha reabierto el debate sobre la efectividad de la ley de protección a periodistas, puesta en marcha durante la recta final del mandato de Felipe Calderón, y sobre la lucha contra la corrupción en México.

“Hoy por hoy el periodismo es el oficio más peligroso que se puede ejercer en México”, afirma José Gil Olmos, reportero del diario Proceso. El cronista mexicano asevera que esta norma se ha propuesto “con buenas intenciones”, pero también “para dar la idea de que se está haciendo algo”.

La redactora de televisión Chihuahua, Patricia Caudillo, explica que la ley de periodistas surgió “como una exigencia del gremio, pero en la práctica no ha dado resultados”. Para la joven reportera, la corrupción “es el cáncer de México”, por lo que el Gobierno tendría que trabajar “por la protección de toda la ciudadanía”.

Según el redactor de Proceso la ley de protección a periodistas “no va a servir de mucho”, puesto que a su juicio lo que hay que hacer para defender a los redactores y a la población civil “es combatir el crimen organizado y su vinculación con el poder político”.

“Es un poco contradictorio que las autoridades quieran apoyar a los periodistas cuando son las mismas autoridades quienes nos están atacando”, afirma la redactora del periódico Norte de Ciudad Juárez, Herika Martínez Prado. La joven reportera asegura que los últimos ataques sufridos por los periodistas en Ciudad Juárez han sido perpetrados “por las autoridades municipales, las estatales y por los militares”.

Por su parte, Caudillo explica que muchos periodistas han sido víctimas de amenazas por parte de la policía, lo que lleva a los redactores a un estado de indefensión que les hace cuestionarse “y ahora qué hago, quién es mi aliado, quién me defiende”.

En la misma línea, Gil Olmos, que está cubriendo un reportaje sobre violencia en el distrito de Morelos señala que en esta zona del país, “el 60 por ciento de los policías están vinculados con el crimen organizado”.

Ante la indefensión, autodefensa

La redactora del periódico Norte de Ciudad Juárez, Herika Martínez Prado, asegura que las autoridades no han brindado ninguna protección a los periodistas, lo que les ha obligado a buscar formas alternativas de autodefensa y “a hacer alianzas entre los compañeros”.

“Cuando se va a cubrir un homicidio nunca se llega a la escena del crimen antes que la policía. Ningún periodista acude solo, siempre vamos en caravana cuando la zona ya está protegida”, añade Martínez Prado.

En la misma línea, José Gil Olmos explica que, como alternativa para garantizar su seguridad, los periodistas se ven obligados a buscar un compañero con el que estar en contacto permanente. “Llamas varias veces al día a un amigo para que sepa dónde estás, con quién estás y hacia dónde te diriges. Él es tu monitor, y a él le reportas lo que haces”.

El director del Siglo de Torreón, Javier Garza, explica que las autoridades están protegiendo a los trabajadores del diario en su horario laboral, pero no tienen capacidad para defenderlos “cuando llegan a sus casas”.

Además, el hecho de que en esta ocasión el secuestro haya afectado a administrativos del periódico, y no sólo a los redactores, ha obligado al medio a replantear sus actuales protocolos de seguridad. “Ahora tenemos que preparar un protocolo para cualquier tipo de reportero”, concluye.

La autocensura como alternativa de protección

El joven colaborador de la agencia Reuters, José Luis González, se ha visto obligado a dejar de publicar material periodístico por miedo a posibles represalias. “Una vez presencié un enfrentamiento entre militares y crimen organizado y más tarde recibí una llamada que me dijo que si publicaba las fotos me cortarían la cabeza”. “Así que decidí que no iba a arriesgar mi vida por unas fotos”, agrega González.

Asimismo, Herika Martínez Prado, que cubre informaciones sobre feminicidios y desaparición de mujeres, ha tenido que practicar en ocasiones la autocensura para no poner en peligro su vida ni la de las víctimas: “hay ciertas cosas que si se publican pueden poner en riesgo la vida de la chica que está desaparecida. Cuando escribo una nota no lo hago pensando en mí, pero sí pienso en la víctima y su familia”.

Garza afirma que en el Siglo del Torreón se están ejecutando todas las medidas de protección posibles, y por ello tienen “mucho cuidado” con las notas que publican y están replanteándose “qué más se puede hacer”.

La joven reportera patricia Caudillo explica que, a pesar de que los medios se ven obligados en muchas ocasiones a aplicar la autocensura y limitar sus coberturas, “hablar de que el periodismo en México claudica sería catastrófico, por ello debemos unirnos y también expresarnos con nuestra mejor arma, nuestra voz, nuestro medio”.


 

Publicado en Opinión y Debate

De acuerdo con la medición mundial de libertad de prensa que lleva acabo anualmente Reporteros Sin Fronteras, desde el 2009, México pasó del lugar 138 al 153 en 2012-2013, de 179 países evaluados.

En mayo de 2012 la revista de periodismo de investigación “Contralínea”, dio a conocer datos estadísticos sobre el número de agresiones a periodistas en los últimos 12 años. Del 2001 al 2012 ocurrieron 93 asesinatos y 16 desapariciones. De éstos, 79 ocurrieron durante el gobierno de Felipe Calderón.

Ante estas cifras, Óscar Balderas, joven periodista y reportero freelance en temas de seguridad y crimen organizado, afirma que “son muy evidentes a la hora de señalar cuál ha sido el actuar y no actuar de las autoridades mexicanas”. Y añade que existe un vacío institucional que pueda proteger a los periodistas a la hora de hacer su trabajo.

En junio pasado, el ahora ex presidente Felipe Calderón firmó la ley de protección a los periodistas y defensores de derechos humanos, que pretende establecer la cooperación entre el gobierno federal y los gobiernos estatales para implementar y operar medidas que garanticen la vida y la integridad, libertad y seguridad a los periodistas y defensores de derechos humanos.

Sin embargo, Óscar Balderas considera que esta ley es inservible debido a que el presupuesto destinado para implementarla es “realmente nulo, no alcanza para nada y es una ley que tiene letra muerta”, por lo que duda que ésta vaya tener un impacto real.

Veracruz foco rojo

Una de las entidades donde se ha visto en los últimos años un notable incremento de violencia contra los periodistas, es el estado de Veracruz. Entre junio de 2011 a mayo de 2012 fueron asesinados al menos ocho periodistas.

A raíz del asesinato de la corresponsal del semanario Proceso, Regina Martínez, ocurrida el 28 de abril de 2012, el gobierno de Javier Duarte de Ochoa creó la Comisión Estatal para Atención y Protección de Periodistas.

Según Maybelline Ibáñez Juárez, periodista veracruzana de 27 años, la función de ésta es sólo gestionar las denuncias y agresiones de periodistas. En su opinión, considera que lo que hace falta, más que una comisión estatal, es que haya “mayor ética profesional” en el gremio y destaca que se deben mejorar los salarios, “el no tener un salario digno eso hace que el periodista caiga por ende a las redes de la delincuencia”.

¿Hay voluntad política para proteger a los periodistas?

En reiteradas ocasiones, organizaciones internacionales para la defensa y protección de periodistas y de derechos humanos, han exhortado a las autoridades federales y estatales a redoblar esfuerzos para proteger a los periodistas, reducir las amenazas y frenar la ola de asesinatos; el más reciente llamamiento fue hecho por Amnistía Internacional.

En este sentido, Óscar Balderas asegura que no ve que haya voluntad política para resolver la situación de seguridad de los periodistas. “México puso el 42 por ciento de los periodistas asesinados en América Latina este último año, esto se debe principalmente a la inacción de las autoridades”. Asimismo subraya, “no vemos mecanismos con presupuesto, tampoco vemos capacitación constante a los servidores públicos, los policías y militares siguen siendo prepotentes con los periodistas”.

Por su parte Maybelline Ibáñez Juárez asegura que los periodistas veracruzanos no han visto apoyo del gobierno federal. “No, la verdad no se ha tenido el gran apoyo. En el 2010 se hablaba mucho sobre la falta de apoyo e interés del gobierno de Felipe Calderón en ese sentido”.

¿Quién está matando a los periodistas?

A lo largo de los seis años del gobierno de Felipe Calderón, las agresiones y asesinatos de periodistas han sido atribuidos al crimen organizado, sin embargo en abril pasado, Javier Sepúlveda Amed, miembro de la Quinta Visitaduría General de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, señaló que sólo el 15 por ciento de las 755 agresiones han sido resueltas.

Ante esto, Óscar Balderas afirma que, “estoy absolutamente seguro de que si es el crimen organizado quien está matando y desapareciendo a nuestros colegas, es por que goza de la impunidad y del apoyo institucional”, por lo que concluye diciendo, que el verdadero responsable de las muertes de los periodistas es el Estado por dos cuestiones: “por la omisión para hacer investigaciones serias, profundas y que terminen con verdaderos culpables, y la segunda, por la acción directa de la corrupción”.

Publicado en Opinión y Debate
Inicio
Anterior
1
Página 1 de 3

Te Recomendamos