22 dic, 2014

Archivo
Edición Impresa

Calendario de la UPR captura belleza de primates en Cayo Santiago
Calendario de la UPR captura belleza de primates en Cayo Santiago
En el nuevo año, Puerto Rico podrá descubrir el encanto de los primates que habitan Cayo Santiago, en Humacao, a través del Calendario 2015 del Centro Caribeño de Investigaciones de…
CGE Humacao: Clave la empatía estudiantil para la solución de los problemas
CGE Humacao: Clave la empatía estudiantil para la solución de los problemas
“Once recintos, una Universidad”. Aunque la afirmación ha servido para denunciar los problemas de la Universidad de Puerto Rico (UPR), para recordarnos que más allá del recinto donde estudiamos vive…
Estudiantes participan en proyecto educativo sobre xenofobia
Estudiantes participan en proyecto educativo sobre xenofobia
¡Risas y cachetes coloraos!  Ese fue el ambiente en el que los niños y niñas de la Escuela Elemental Luis Muñoz Rivera ensayaron la obra Mangú y Mofongo, de la…
Continúa disputa por restauración de la Laguna de Guánica
Continúa disputa por restauración de la Laguna de Guánica
En las últimas dos décadas, la lucha por la restauración de la Laguna de Guánica en el Valle de Lajas ha sido una constante, aunque algo alejada del lente del…
Diplomacia, el nuevo estado de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos
Diplomacia, el nuevo estado de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, así como su homólogo en Cuba, Raúl Castro, anunciaron esta semana la normalización de las relaciones diplomáticas entre estos dos países, luego de…
El camino a Ayotzinapa
El camino a Ayotzinapa
El camino duró tres horas. Antes hubo varias advertencias. Y la preocupación de los amigos. El trayecto en carro concluye y Tito Román, cineasta sanjuanero, Tito Román, activista, narra luego…
La familia de porcelana: cortometraje ganador en USC
La familia de porcelana: cortometraje ganador en USC
Como parte de la Cuarta Muestra de Cine Digital de la Escuela de Comunicación Ferré Rangel de la Universidad del Sagrado Corazón, recientemente se exhibió el cortometraje La familia de…
Exalumno de USC presentará cortometraje en Hollywood
Exalumno de USC presentará cortometraje en Hollywood
El cortometraje Código, del exalumno de la Universidad del Sagrado Corazón (USC), Javier Bellido Cintrón, recibió el premio a la Mejor Película, la Mejor Edición y la Mejor Dirección, en…
Neruda en una taza de café…
Neruda en una taza de café…
El profesor Juan G. Gelpí, en una clase de teoría literaria, compartió que a su gusto: Pablo Neruda publicó demasiado, y mencionó para reforzar su posición que en un punto…
Más allá del “I can’t breathe” en la NBA
Más allá del “I can’t breathe” en la NBA
Lo que hicieron el pasado sábado las jóvenes del equipo de baloncesto del recinto de Berkeley de la Universidad de California fue quizás más importante que cualquier cosa que hace…
La simple filosofía musical de Henry Cole
La simple filosofía musical de Henry Cole
Ahí donde usted lo ve, abusando en la batería, con una camiseta sin mangas y una gomita en el pelo, ahí donde usted ve a ese muchacho como cualquier otro,…
“Sin la Tuna de Cayey no hay Navidad”
“Sin la Tuna de Cayey no hay Navidad”
La Tuna de Cayey es capaz de encender el espíritu navideño en Puerto Rico ya sea en abril o junio, pero sobre todo en diciembre. Esta agrupación, que el pasado…
La búsqueda de una teoría absoluta
La búsqueda de una teoría absoluta
“There should be no boundaries to human endeavor.  We are all different. However bad life may seem,  there is always something you can do, and succeed at.  While there's life,…
"Relatos Salvajes" luce y lame sus colmillos en el cine
Relatos Salvajes presenta exactamente lo que anuncia su título y sugiere la foto de promoción que la representa, y no hay nada malo con eso. En esta comedia negra, seis historias…
La luz difícil
La luz difícil
Los colombianos cambian el tono cuando hablan de Tomás González. Recuerdo hace algunos años, en una visita a Bogotá, a una joven lectora que, con ese talento para la parodia…
Cuando Felipito se convirtió en Batichica
Cuando Felipito se convirtió en Batichica
El niño era de rasgos tan hermosos que las once tías se lo disputaban como un juguete y pronto se volvió el centro de las disputas domésticas porque todas lo…
Una yegüita voladora entre el DRD y la lucha libre
Una yegüita voladora entre el DRD y la lucha libre
Entre los trabajos más fuera de lo común que en 2014 realizó la sección de Adrenalina de Diálogo estuvo una serie en conjunto con NotiCel Deportes, donde nos adentramos en…
Siete momentos de política y protesta en el deporte de EE.UU. (vídeos)
Siete momentos de política y protesta en el deporte de EE.UU. (vídeos)
Las recientes acciones de atletas en el rentado deporte estadounidense, luego los veredictos que dejaron en la impunidad a los policías que asesinaron a Michael Brown y Eric Garner, en…
Lunes 15 de diciembre de 2014 05:00

El camino a Ayotzinapa

El camino duró tres horas. Antes hubo varias advertencias. Y la preocupación de los amigos. El trayecto en carro concluye y Tito Román, cineasta sanjuanero, Tito Román, activista, narra luego de varios días su experiencia en Iguala, municipio del estado de Guerrero en México. A ese país llegó tras la pista de Jeyvier Cintrón en los pasados Juegos Centroamericanos y del Caribe en Veracruz.  

Sobre la figura de Cintrón, boxeador puertorriqueño, prepara un documental sobre su vida más allá del cuadrilátero. Román, sin embargo, eligió no sólo realizar su trabajo fílmico con el púgil, sino que además formó parte –detrás del lente– de las protestas y manifestaciones que se han sucedido de manera multitudinaria tras la desaparición de los 43 normalistas la noche del 26 de septiembre. “Ahora faltan 42”, dice, en relación al reciente  hallazgo de fragmentos óseos que coinciden con el ADN de  Alexander Mora Venancio, uno de los normalistas, y que fueron recuperados en un basurero en Colula, según informes del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) designado para esa labor.

“Mira, ten mucho cuidado’’, le dijeron sus amigos mexicanos, pero Tito hizo caso omiso de las advertencias. Y fue hasta la Escuela Normal Rural Raúl Isidoro Burgos (Normal Rural de Ayotzinapa), de la que formaban parte los 43 desaparecidos. Tres horas de camino sirven de poco, de casi nada, como preparativo para enfrentarse a la historia que esconde ese recinto educativo. “La escuela se ha convertido en centro de operaciones de la lucha que están llevando los familiares”, cuenta ahora, a pocos días de su regreso al País. Además, rememora el encuentro y la entrevista que sostuvo con Omar García, uno de los sobrevivientes de aquella noche.

En la memoria de Román queda en pie la imagen de una cancha de baloncesto que forma parte de la escuela. Tito Román es un hombre articulado, articuladísimo, y sus respuestas rara vez son breves. Pero ahora respira. Regresa a la cancha de baloncesto. Y habla de los 43 pupitres vacíos con la fotografía de cada normalista. Habla del pequeño altar que han levantado y de las velas encendidas.

Omar García sobrevivió no sólo la desaparición de sus compañeros, sino el asesinato de casi una decena de personas, advierte más adelante Román. En el encuentro que ambos sostuvieron fue irremediable hurgar en el lugar de la herida de aquel 26 de septiembre. “Él me hizo todos los relatos. Y fue bien doloroso. Y me impactó. Porque, imagínate tú”. Ese dolor encuentra su contraparte, su conato de esperanza, según Román, en las manifestaciones que se han suscitado de forma indefinida hasta la fecha.

“El gobierno está corrompido, está infectado, está podrido. Pude palpar una indignación general. Yo me hacía el tonto en el taxi y les preguntaba y los taxistas te lo espepitaban”. Lo mismo en cualquier puesto de comida. Lo mismo, por ejemplo, en las marchas masivas que presenció el 20 de noviembre y el 1 de diciembre en la capital mexicana con su cámara a cuestas. Se trata de que la desaparición de los normalistas detonó el desasosiego contenido y el descontento en un país asolado por la violencia y la impunidad. Se trata de que el narcotráfico, en conjunción con el Estado, horada en lo más profundo el tejido social. “Se estima de que cada diez políticos, siete están unidos al narco. Es un narco gobierno”, remata Román, y hace la salvedad de que este tipo de cifras las escuchó en los lugares donde anduvo.

A la pregunta de cómo separa al cineasta del ciudadano, Román es claro. “Yo hago cine como una rama de mi activismo”. A pesar que quisiera cantar con el resto en las manifestaciones, admite, el cineasta doma al ciudadano. “Tenía la cámara en la mano y entiendo la importancia para el futuro y el valor educativo de mi trabajo”.

Román confía en los movimientos sociales que están naciendo, sobre todo juveniles, sin embargo, no sabe qué ocurrirá con el futuro cercano de México, pero sí de la necesidad de difundir a toda costa lo que allí sucede. Eso, en parte, más allá de las amistades que lo enlazan con ese país, fue la razón por la que editará el pietaje que recogió. “Todo granito de arena es válido”, suelta. Y destaca la labor de ciertos medios y figuras como Denise Dresser que se han unido a los reclamos de la mayoría en un país cuyas cifras de periodistas asesinados es de las más alarmantes del continente, según informes de Reporteros Sin Fronteras. “En México, te diría, exigen dos cosas: ‘Justicia y la renuncia de Peña Nieto’. Se trata de una defensa de los derechos humanos”.  

Publicado en Internacional

Los humanos somos seres del lenguaje y, aunque hablemos idiomas distintos, buscamos la manera de entendernos, ya sea mediante el dibujo, las señas o un intérprete. 

 

Aunque la soledad intente sobreponerse a las buenas intenciones, dos personas luchan contra las adversidades de la sociedad para ayudarse.

 

Esta es la temática principal de la película Guten Tag, Ramón, que estrena hoy en Puerto Rico. Con la actuación de Kristyan Ferrer, Ingeborg Schöner y Adriana Barraza, la historia sigue a Ramón (Ferrer), un joven mexicano decidido a viajar a Alemania para trabajar con la tía de un amigo y enviarle dinero a su familia para medicinas y comida. Ya en tierra alemana, recibe la ayuda y amistad de Ruth, una desconocida (Schöner), a pesar de las barreras del idioma y los prejuicios.

 

Entonces, tenemos a Ramón, quien ha sido deportado en cuatro ocasiones y su familia depende de él económicamente, y a Ruth, una pensionada que ha vivido en soledad prácticamente toda su vida.

 

Lo maravilloso, y a su vez devastador, de esta obra recae en la soledad representada en pantalla de manera exitosa. La cámara es cómplice en esto al privilegiar al protagonista en tomas donde los alrededores son nublados. De la misma manera, aunque la pantalla aguante dos, tres o cuatro personas, la dirección y el guión hacen buen trabajo en transmitir la soledad y distancia entre protagonistas.

 

La queja que podrían tener los espectadores es la presencia clara de estereotipos y clichés culturales como la búsqueda del protagonista de pimientos, tomates, salsa y tortillas de harina en una cultura extraña. No obstante, se puede interpretar como una búsqueda de algo conocido en un momento de desesperación. Por eso, cuando Ramón escucha una melodía mexicana en un suburbio alemán, va tras ella con esperanza.

 

Guten Tag, Ramón fue escrita y dirigida por el director y escritor Jorge Ramírez Suárez. Estrenó el pasado mes de agosto en México y se mantuvo en la primera posición por cuatro semanas. La película es en español y alemán, lo que ya de entrada le da al público una idea de la distancia entre dos personas que, aunque estén frente a frente, no se entienden.

Publicado en Cinefilia

De Mónica a Kiria a Quique a Franklin a Adriana y Brian a Tommy, hasta todo un equipo de balonmano… en fin, atletas puertorriqueños de cuanto deporte existe no vacilaron a la hora de escribirle más páginas a ese ya frondoso libro de historia deportiva borincana. Y aquí estamos para darles el compendio.

Luego de tres semanas de intensa acción deportiva en Veracruz, la delegación de Puerto Rico arribó ayer a casa cargada de metales preciosos. Fueron muchos los logros alcanzados, así que vayamos al grano. Fueron 84 medallas las ganadas por los atletas borincanos: 15 de oro, 24 de plata y 45 de bronce. Veamos.

Quique Figueroa, deidad centroamericana

Empecemos con alguien que ya tenía estatus legendario a nivel de Juegos Centroamericanos y del Caribe. Claro, en Veracruz, Quique Figueroa se convirtió en un ente casi celestial, en una verdadera deidad del olimpismo regional.

Figueroa consiguió su histórica séptima medalla consecutiva en el mar centroamericano junto a una nueva compañera de equipo, Franchesca Valdez, en el evento de Hobie Cat 16. La medalla de plata fue para Venezuela y el bronce para Guatemala. Los boricuas también ganaron bronce con el  J-24 y en el segundo bote de Hobie Cat 16, liderado por un tocayo de la leyenda ya mencionada, Enrique ‘Keki’ Figueroa.

 

Quique Figueroa, a la derecha de su compañera de equipo Francheska Valdez, es el mejor velerista  de la historia de Centroamérica y el Caribe. (Straffon Images para Copur)

 

Otro binomio que también dominó el viento fue el de Raúl Ríos y Fernando Monllor, en Snipe. El dúo dejó rezagados a Cuba con la plata. La segunda embarcación boricua, Agustín Lázaro y Juan Negrón, quedó en la tercera posición. Por su parte, la embarcación J-24 compuesta por Efraín Lugo, Melvin González, Pablo Méndez y Alejandro Berríos, se quedaron en la tercera posición.

Tenis de mesa y su tropa dorada

Y aunque Quique Figueroa fue quizás la máxima figura de estos juegos, fue el tenis de mesa el deporte que rindió la mayor cantidad de medallas para Borinquen, con tres de oro, tres de plata y tres de bronce.

Las preseas de oro fueron para el equipo femenino compuesto por Adriana y Melanie Díaz, Carelyn Cordero y Daniely Ríos y para el masculino que integran Brian Afanador, Richard Pietri, Héctor Berríos y Daniel González. Oro también ganó el doble mixto con su dúo de primos: Brian Afanador y Adriana Díaz. 

 

Primos que impresionan: Brian Afanador y Adriana Díaz ganaron oro en dobles mixtos. (Straffon Images para el Copur)

 

Las medallas de plata las conquistaron Afanador en individual, las hermanas Díaz en doble femenino y el doble masculino de Afanador y González. Los bronces se repartieron entre González y Adriana Díaz en individual, y González junto a Cordero en doble mixto.

El máximo medallista fue de bolos

Y seguimos. Ahora miramos al equipo de bolos. Aquí, los representantes en masculino se alzaron con tres medallas de oro y una de plata. De hecho, Jean Pérez fue el máximo medallista de los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe por Puerto Rico, al colgarse precisamente las tres de oro ganadas en esta disciplina.

Jean Pérez  junto a sus compañeros de equipo de bolos muestra la cosecha de medallas de oro y plata alcancazada en los Juegos. (Quique Aparicio COPUR)

 

‘Golden Boys’ eméritos

Entonces están los eternos 'Golden Boys' de gimnasia, que a pesar de haber cambiado en su personal, siguen fieles a su apodo dorado. Gimnasia estuvo representado en los eventos de artística y trampolín. En gimnasia artística el equipo masculino ganó el oro por cuarta ocasión consecutiva, siendo la primera en los Juegos de San Salvador 2002.

En la categoría individual, Luis Rivera obtuvo dos medallas de bronce en todo evento y piso; Rafael Morales bronce en caballo con arzones; Nicolle Vázquez se llevó el bronce en salto de caballo; y Natanael Cámara cumplió con un bronce en trampolín.

El oro de tiro deportivo          

La primera medalla de oro para Puerto Rico en Veracruz la consiguió la tiradora Ana La Torre en su evento de fosa. En esta disciplina se conquistaron además otras cuatro medallas, de plata y bronce, alcanzadas por el equipo varonil de doble fosa que componen Manuel Guzmán, José “Ché” Torres y Lucas Bennazar; por Torres en doble fosa; y por Luis Bermúdez en skeet. Bennazar también ganó bronce en doble fosa.

 

El equipo de balonmano es todo sonrisas tras ganar el oro en Veracruz '14. (Straffon Images para Copur)

 

Balonmano hizo sonar la Borinqueña

¿Y este oro, quién lo llamó? Los equipos de balonmano se anotaron una que nadie esperaba. La emoción fue tanta que la Selección Nacional masculina entonó a capela La Borinqueña tras haber regresado al medallero con presea dorada, un metal que no llegaba desde el 2002. Mientras, las féminas repitieron su medalla de plata por segundos juegos consecutivos.

Lucha, lucha, como lucha libre…  Franklin

El dos veces subcampeón mundial, Franklin Gómez, se creció en Veracruz, ganando el oro en la división de los 65 kg. Las féminas Nes Marie Rodríguez (53 kg) y Lizabeth Rodríguez (75 kg) reinan con plata.

 

Franklin Gómez, puño en alto, ganó oro por Borinquen. (Quique Aparicio/Copur)

 

Los medallistas de bronce fueron: Edgardo López (130kg), Luis Centeno (75 kg), Pedro Soto (74 kg), Luis Betancourt (85 kg) y el olímpico Jaime Espinal (86 kg).

Mónica es boricua “pa’ que tú lo sepas”

Mónica “Pica Power” Puig revalidó su campeonato de Mayagüez 2010 esta vez ante la mexicana Ana Sofía Sánchez con marcador de 6-2 y 6-1. La joven de 21 años empató con la también boricua Kristina Brandi en obtener dos campeonatos consecutivos en las justas regionales. Brandi lo logró en las ediciones de San Salvador 2002 y Cartagena 2006.

Aquí un vídeo de la reacción, por si acaso no vio a Mónica ganando el oro o mejor aún, por si se la perdió liderando en Veracruz el corito de “¡Yo soy boricua! ¡Pa’ que tú lo sepas!” tras ganar el oro.

 

 

Judo: tres plata y cuatro bronce

El escuadro de judocas boricuas finalizó los juegos con siete medallas siendo Melissa Mójica (78 kg), Augusto Miranda (73 kg) y Enrique Martínez (55 kg) los gladiadores de plata. Con honor se llevaron el bronce: el equipo masculino, Rafael Ferrer (100 kg), Gadiel Miranda (81 kg) y Alexis Chiclana (90 kg).

La dorada de Monte Hatillo

México es bueno para la de Monte Hatillo. Kiria Tapia, histórica medallista de oro de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, dio otro golpe de oro en tierra azteca al ganar en los 60 kilogramos. De hecho, fue la mejor de la escuadra de boxeo. Otros medallistas fueron Danielito Zorrilla, que ganó la plata “al toma y dame” en la división 64 kilogramos, mientras que Anthony Chacón (49 kg), Jeyvier Cintrón (52 kg), Nicklaus Flaz (69 kg), Michael Narváez (91 kg) y Mercedes Alicea (51 kg) se colgaron sendas medallas de bronce.

 

Kiria Tapia, gema del caserío, tira un zurdazo durante su combate por la medalla de oro. (Quique Aparicio/ Copur)

 

Contra el clima la natación

La natación estuvo afectada por el clima en la primera semana de los Juegos en Veracruz. Sufrió la suspensión de una de las finales, nos obstante, no fue excusa para nuestros atletas brillar. La sirena de Puerto Rico, Vanessa García ganó una medalla de plata y una de bronce en las duras pruebas de 50 y 100 metros libres, respectivamente. Christian Bayó sorprendió con su plata en los 400 metros combinados.            

Las medallas de bronce llegaron al final de la jornada acuática con: Yeziel Morales (200 dorso), Bárbara Caraballo (200 combinado) y Patricia Casellas (50 pecho).

Atletismo: plata en 400 metros con vallas... sin Culson

El especialista de los 400 metros con vallas, Eric Alejandro y la pertiguista Diamara Planell se alzaron con medallas de plata. El medallista olímpico Javier Culson no compitió en estos Juegos.

Mientras, el corredor de 800 metros, Wesley Vázquez; Beverly Ramos en los 3,000 metros con obstáculos; la jabalinista Coraly Ortiz; y, Alyzbeth Félix en heptalón, se colgaron medallas de bronce. 

Sextetos plateados

El voleibol de cancha trabajó para conquistar el subcampeonato en ambas ramas. La voleibolista internacional, Aury Cruz, abanderada de Puerto Rico fue una de las jugadoras más destacadas del torneo.

Plata y bronce en baloncesto

Los quintetos patrios bravearon en el auditorio Benito Juárez. Las féminas llegaron al subcampeonato, mientras los varones echaron el resto por el bronce. Ambos equipos cumplieron con el medallero.

Polo femenino: plata

Nichole Colón, Claudia Ramos, Cristina Ortiz, Caroline Matos, Cristina Lugo, Paola Medina, Osmarie Quiñonez, Amanda Ortiz, Angelik Velázquez, Nicole Schmidt, Nathalia Meléndez, Alejandra Ortiz y Guarina García ganaron plata en polo acuático femenino.

Metales preciosos en taekwondo

En taekwondo, Victoria Stambaugh sobresalió con plata en los 49 kg.  Joan Núñez (54 kg), Elvis Barbosa (74 kg) y Aniat Oquendo (62 kg) se agenció bronce, respectivamente.

Triatlón trajo las primeras medallas

La Delegación de Triatlón dio la primera medalla a Puerto Rico en horas de la mañana del sábado, 15 de noviembre con la bravura y astucia del dúo de Manny Huertas y Edgardo Vélez en un evento que se convirtió de triatlón a duatlón gracias a las condiciones del tiempo en el mar.

Al segundo día, el equipo mixto en triatlón compuesto por Huertas, Vélez y las gemelas Melitza y Militza Ríos ganó plata.

Mas bronce en clavados, karate, BMX y halterofilia

Rafael Quintero revivió el clavado masculino tras 48 años sin Puerto Rico tener medalla.  El joven puertorriqueño ganó dos preseas de bronce en trampolín un metro y 10 metros. Mientras, Luisa Jiménez y Jennifer Fernández alcanzaron el bronce en trampolín sincronizado en tres metros.

De igual forma, la disciplina del karate rompió las expectativas. Sus dos debutantes atletas, Paulino Alejandro (kata) y Rita Cancel (combate, 69 kg) ganaron medallas de bronce. 

El ciclismo tuvo su única presea en las ruedas de Dominique Daniels en la modalidad del BMX. La corredora completó sus tres carreras con tiempo de 38.230, 36.830 y 36.510 acumulando nueve puntos para la tercera posición.

Por otro lado, la levantadora de pesas Lely Burgos fue la representación de bronce en halterofilia en la categoría 48 kilogramos.

Para repasar los resultados y otros datos de la vigésima segunda edición de los Juegos Centroamericanos y del Caribe accedan a www.veracruz2014.mx

Publicado en Adrenalina

La emblemática Torre de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPR-RP), permanecerá iluminada por 43 días con los colores verde y rojo, en un acto de solidaridad con los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, estado de Guerrero, en México.

De esa manera, la comunidad universitaria riopedrense se suma a la red solidaria mundial que se ha desatado en las últimas semanas en consecuencia a esta triste y desafortunada noticia. El verde y rojo que iluminarán la Torre son los colores oficiales de la bandera de México.

“Nos unimos en solidaridad mundial ante el terrible suceso ocurrido en el hermano país lationamericano. Clamamos porque esta situación se esclarezca lo antes posible, para el alivio de las víctimas, de sus  familiares y de la humanidad”, expresó el rector, Carlos Severino Valdez.

El acto simbólico que se realiza en el Recinto responde a una solicitud de un grupo de estudiantes quienes, convocados por el Consejo General de Estudiantes y la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios, llevaron a cabo recientemente el evento “La Iupi con los 43” en el vestíbulo del edificio Ramón Emeterio Betances de la Facultad de Ciencias Sociales.

Los 43 jóvenes mexicanos desaparecidos eran estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos. El incidente ocurrió el pasado 26 de septiembre en la municipalidad de Iguala, en hechos en los que figuran involucrados policías, narcotraficantes y la alta oficialidad del gobierno local.

Publicado en UPR
Miércoles 12 de noviembre de 2014 05:00

Jennifer y Luisa, dos clavadistas rumbo a Veracruz

Quizás no las ha visto en los vídeos promocionales del Comité Olímpico de Puerto Rico (COPUR), pero estas dos atletas se preparan para darlo todo en los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe a celebrarse en Veracruz, México.

Se trata de Jennifer Fernández González y Luisa Jiménez Aragunde, del deporte de clavado, quienes forman parte de la delegación de 336 atletas que representarán a Puerto Rico en los Juegos.

Para que las conozca un poco, Jiménez, de 26 años, estará participando en su cuarto Centroamericano. Ha ganado medallas de bronce en El Salvador (2002) y en Mayagüez (2010). Además de eso, en Cartagena (2006) estuvo entre las mejores diez competidoras.

Por otro lado, Fernández, de 22 años, estaría participando en sus primeros Centroamericanos, lo que la tiene muy emocionada. “Estoy que brinco en un solo pie”, expresó a Diálogo. En su caso, Fernández nacióen Cuba, pero representa a la Isla que ha sido su hogar por varios años con orgullo y honor.

Ambas atletas se encuentran en Montreal, Canadá, lejos de familiares y amigos desde inicios de septiembre entrenando para el gran evento que comienza este viernes 14 y se extiende hasta el 30 de noviembre.

El éxito en el deporte y proveerle una representación digna a su país es una de sus metas, pero el camino para llegar a ella no ha sido fácil. Antes del gran día le echamos un vistazo al riguroso entrenamiento por el que pasan estas atletas rumbo a Veracruz.

Rutina semanal

“La alarma suena a las 6:30 a.m. y a las 6:45 estamos desayunando. Usualmente es un bowl de cereal con leche y unas galletas o unas tostadas y leche con chocolate. Llegamos a la piscina y a las 9:00 a.m. empezamos a entrenar dryland, (o sea) la parte física, preparar saltos nuevos en los matts, flexibilidad, perfeccionar las salidas de los saltos, entre otras cosas”, explicó Fernández. Los lunes también tienen una sección de pilates por 40 minutos y ya a las 10:30 a.m. entran al agua por una hora.

En las tardes, practican dryland y regresan al agua. A eso de las 3:15 p.m. se encuentran de camino a la casa. “Usualmente llegamos tan agotadas que todo lo que hacemos es comer, bañarnos y dormir”, afirmó.

“Los martes y jueves todo es igual hasta la hora del almuerzo, pero la segunda parte del entrenamiento la cambiamos por sesiones de pesas a las 2:30 p.m. hasta las 3:30 p.m. o 4:00 p.m., casi siempre”, añadióFernández, quien entrena junto a su compañera de equipo en Club Camo, uno de los clubes más reconocidos en el deporte.

Los miércoles y viernes tienen más o menos el mismo entrenamiento con la leve modificación de las clases de ballet en las tardes para mejorar la flexibilidad. Igualmente, los sábados alzan pesas hasta el mediodía y luego regresan a las clases de ballet.

“Luego de eso, como nos queda lejos y tenemos que coger el tren, ya que estamos cerca del downtown, damos una vuelta para despejar (la mente) y luego para la casa. Comer y dormir. Los domingos hacemos compra y ya. Netflix se ha vuelto nuestro mejor amigo. Además de eso, con el frío que hace, se quitan las ganas de salir hasta al supermercado que queda justo al frente del apartamento”, aseguróFernández, ex estudiante de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

En cuanto a la comida, la atleta comentóque cocinan su almuerzo en la casa y lo comen a las horas específicas, dependiendo el día porque no hay lugares dónde comprar comida y es bastante caro. El COPUR ayudóa ambas económicamente para transporte, además del estipendio que reciben, sin embargo, no es suficiente porque el costo de vida en la ciudad es alto.

No obstante, los costos no le restan importancia a la experiencia que han tenido. “En lo que a mi carrera deportiva se refiere, este viaje ha sido lo mejor que me ha pasado. He mejorado técnicamente comono me imaginéque podía. Siento que salto como una persona completamente diferente”, finalizó.

En septiembre, las atletas obtuvieron el quinto lugar en el Festival Panamericano, fogueo llevado a cabo en México. Ahora se preparan para el viaje a Veracruz.

Los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe se celebrarán del 14 al 30 de noviembre en Veracruz, México. Serán transmitidos por Puerto Rico TV (Canal 6) y Telemundo 2.2 (Punto 2).

Jennifer Fernández, a la izquierda, y Luisa Jiménez. 

Publicado en Adrenalina

Estudiantes y profesores del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) se unieron ayer miércoles, 5 de noviembre, a la tercera jornada mundial en solidaridad con los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos hace ya 39 días en Ayotzinapa, para reclamar, en una sola voz, que “los queremos de vuelta y los queremos vivos”.

La actividad “La Iupi con los 43”, que se celebró en el vestíbulo del Edificio Ramón Emeterio Betances de la Facultad de Ciencias Sociales, fue convocada  por el Consejo General de Estudiantes (CGE) en colaboración el Frente Estudiantil por una Educación Pública, Accesible y de Calidad (FEEPAC) y la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU).

El pasado 26 de septiembre, tres estudiantes de la Escuela Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos’ fueron asesinados y 43 desaparecieron en Iguala, en el estado federal de Guerrero, en un complot que involucra a políticos y narcotraficantes. Los estudiantes se dirigían de Ayotzinapa a ese lugar para protestar contra las prácticas de corrupción que allí se daban y como parte de la protesta, tomar tres autobuses. Cuando llegaron a Iguala, fueron interceptados por la policía, que abrió fuego contra ellos, y posteriormente entregados al grupo de crimen organizado Guerreros Unidos, que se presume los mató.

Roberto Nava Alsina, relacionista público del CGE, exhortó al estudiantado a recordar que las luchas que los estudiantes mexicanos han vivido no están lejanas a las de los estudiantes en Puerto Rico, ya que tienen en común los recortes de cursos, el aumento de la matrícula, el deterioro de la infraestructura, y la desvinculación de la Universidad con el País.

Además, aprovechando el contexto de la actividad, el estudiante añadió que el CGE se opone a la instalación de cámaras como respuesta al problema de seguridad que enfrenta el Recinto, respetando el voto de la comunidad estudiantil en el 2012, cuando votó sobre este particular.

Por otra parte, la estudiante Carmen Cruz, de descendencia puertorriqueña y mexicana, manifestó que “la educación crítica y transformadora es el mayor enemigo de los gobiernos corruptos y terroristas, y es por tal razón que en Ayotzinapa se hizo lo que se hizo”.

“Aparentemente, el estudiante es un terrorista ante el Estado, es un delito ser estudiante”, agregó.

Cruz recordó que no es la primera vez que el Estado ataca a las escuelas normalistas y a los estudiantes. “Al gobierno le incomodan los proyectos sociales que desarrollan los estudiantes en las escuelas normalistas. Por eso es que los atacan: temen que el status quo se desestabilice y caiga el poder en las comunidades”, dijo.

“No podemos sentarnos a esperar y confiar que el Estado encuentre o entregue a los estudiantes, cuando fue el propio Estado el que los desapareció”, indicó la joven.

Asimismo, el miembro de la Junta Directiva de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios en Río Piedras, José F. Maldonado, declaró que “como docentes universitarios, rechazamos la barbarie cometida contra estos estudiantes, sus familias, su comunidad y contra las bases de la educación pública”.

Además, exigió que se reconozca la desaparición de los estudiantes como un acto de esa humanidad y que se dispongan los recursos económicos técnicos e investigativos conforme a las leyes internacionales de crímenes contra la humanidad.

Igualmente, que se establezcan los protocolos necesarios para que las autoridades federales, estatales y municipales actúen de manera coordinada para que prevalezca la verdad y la justicia, y que la investigación se realice conforme a derecho, de manera que sobre los asesinos y autores de este horrendo crimen caiga todo el peso de la ley.

“Una bala jamás debe prevalecer sobre el conocimiento, ni las bandas de narcos sobre el quehacer de las comunidades educativas, ni la corrupción sobre la esperanza de lograr sociedades más justas y democráticas”, señaló Maldonado.

Luego, Enrique Fortuño, miembro del FEEPAC, planteó que los reclamos de los estudiantes normalistas son similares a los que se han hecho en el Recinto.

“Mejoras académicas, más profesores y un financiamiento de la educación por parte del estado: lo mismo y más se necesita aquí. Hay que ver los eventos de Ayotzinapa como un ejemplo de lucha, de lo que se está dispuesto a hacer para transformar las instituciones educativas”, expresó.

Por último, la mexicana Sarahí Veloz, quien cursa estudios en el Conservatorio de Música, lamentó que el pasado 26 de septiembre México “vuelve a ser víctima mortal de su propio sistema corrupto y represor: el narcoestado de los narco políticos. Una vez más, el gobierno ha intentado callar las voces incomodas que denuncian, que luchan, que reclaman justicia, que informan y que educan”.

“Estamos hartos de presidencias compradas, de las televisoras al servicio de los poderosos, pactos de la pobreza de muchos a costa del beneficio de unos pocos: quien comienza comprando la residencia, termina vendiendo al País y matando su gente”. Es por eso que Veloz solicitó la renuncia del presidente de México, Enrique Peña Nieto, “por corrupto y asesino”.

“Somos muchos los mexicanos que no vamos a callar y que vamos a llegar hasta las últimas consecuencias por tener un país libre de violencia, de desigualdad, libre de corrupción y libre de injusticia. Queremos a los 43 de vuelta”, concluyó.

Publicado en UPR

 

La Universidad de Puerto Rico (UPR) se une a la tercera jornada global por Ayotzinapa, tras el reclamo por la desaparición de los 43 estudiantes universitarios del Estado de Guerrero, México; e invita a la comunidad en general a participar del acto de solidaridad en el Recinto de Río Piedras.

El acto de reclamo se suma al las protestas y se solidariza con nuestros hermanos mexicanos en una protesta el miércoles 5 de noviembre frente al edificio Ramón Emeterio Betances (REB) de la Facultad de Ciencias Sociales comenzando a las 11:00AM.

La actividad, convocada por el Consejo General de Estudiantes (CGE) del Recinto de Río Piedras en colaboración con el Frente Estudiantil por una Educación Pública y de Calidad (FEEPAC), y la Asociación de Profesores Puertorriqueños Universitarios (APPU) estará compuesta por un acto simbólico, un minuto de silencio, y expresiones por parte de estudiantes, profesores, además de un mensaje por parte de Sarahí Veloz, estudiante mexicana del Conservatorio de Música de Puerto Rico.

“Nosotras y nosotros, estudiantes de la Universidad de Puerto Rico nos unimos a la rabia del pueblo mejicano y a sus reclamos por el regreso de los 43 estudiantes desaparecidos. Al parecer la lucha por una educación pública, accesible y de calidad representa para los gobiernos una amenaza. Sus luchas son las nuestras. Basta de criminalizar a estudiantes que buscan mejorar la educación de su país. Hoy los estudiantes de Puerto Rico y del mundo exigimos que aparezcan los 43”, expresó la presidenta del CGE, María M. Colón Cruz.

Es necesario recalcar que los estudiantes en el estado de Guerrero, provienen de los planteles de la escuela Normal Ayotzinapa, una escuela que abrió sus puertas en 1926 como parte de un proyecto del gobierno del Estado de Guerrero, que no solo buscaba formar maestros, sino líderes comunitarios comprometidos a combatir el analfabetismo con el fin de lograr reducir la pobreza en las zonas rurales de México. Desde que se fundó la escuela, ésta no solo sirve como un foro educativo, sino como un espacio donde los más desaventajados económicamente, pueden dormir, abastecer el hambre y alejarse de malestares sociales como el narcotráfico.

Publicado en UPR
Viernes 15 de agosto de 2014 05:00

Una semana en el paraíso mexicano

“Dame un vodka con china, por favor”, le dije al bartender mientras me recostaba de la barra del hotel, cansado pero satisfecho de por fin haber llegado a territorio mexicano para tomar una semana de vacaciones, luego de tres horas de vuelo.

Era Cancún, ambiente tropical, las gotas de sudor bajaban por mi rostro y el bartender aún no servía mi trago, símbolo del comienzo del tiempo de ocio. No perdí oportunidad para saborear unos ricos nachos con guacamole y salsa mexicana, a la vez que escuchaba el sonido de la música mariachi de fondo.

“Señor, ¿con qué desea acompañar el vodka?”, me preguntó Emiliano, quien se convirtió en un buen amigo durante mi estancia en el complejo hotelero. “China, jugo de china”, le repetí, a lo que el oriundo de Cancún me contestó: “Señor, lo que tenemos es jugo de naranja y arándano”.

Fue entonces cuando comencé a desprenderme, por una semana, del vocablo puertorriqueño, sustituyendo china por naranja, arándano por cranberry, sorbeto por popote y hasta el "Arriba, Puerto Rico" por el "Viva, México", literalmente.

Shot 'Viva, México', mezcla de rones locales.

Luego de agradecer por su servicio y de pedir disculpas por, según él, haberle pedido un trago con un jugo “proveniente de la China”, me dirigí con mi grupo de vegabajeños a la Playa Maroma, uno de nuestros lugares preferidos durante nuestra estancia, sin duda. Era agua cristalina y refrescante, un estrecho de arena blanca impecable, de nubes inexistentes y peces coloridos que se paseaban entre nosotros. En fin, un paraíso situado en el Estado de Quintana Roo.

Fue una semana llena de ricuras caribeñas: todo tenía pique, incluso las comidas del desayuno. Los guacamoles sabían a gloria; había que tener “babilla” para tragarse las fajitas sin tener, al menos, agua en mano. Al mediodía las margaritas fueron nuestras mejores aliadas cuando disfrutábamos de la piscina.

Pero nuestra semana también estuvo llena de enriquecimiento cultural. Tuvimos, por ejemplo, la oportunidad de visitar una de las siete maravillas del mundo, el Chichen Itzá, parque arqueológico de la península de Yucatán, en México, que posee una de las arquitecturas más impresionantes del planeta, la pirámide del Templo de Kukulkán.

Templo de Kukulkán, situado en el parque ecológico Chichen Itzá, una de las siete maravillas del mundo.

Fue interesante el hecho de que durante la gira turística nos guiaron puros mexicanos de sangre maya, y no los mexicanos de tez blanca con los que interactuamos toda la semana en el área más turística. Eran seres muy amables, de características distintivas.

Ese viernes, la cultura maya fue la orden del día. Fue toda una aventura, acompañados de turistas colombianos, cubanos, canadienses, asiáticos, australianos y estadounidenses. Cinco horas de viaje, de tomar ricas cervezas locales y de intercambio cultural con nuestros amigos suramericanos: así transcurrió nuestro paso por el Chichen Itzá y, posteriormente, durante la visita a uno de los cenotes del estado de Yucatán, una enorme caverna con agua que, al primer contacto con ella, nos recordó al Yunque.

Disfrutando de las exposiciones creadas por los mayas de la zona arqueologica del Chichen Itzá.

No había puertorriqueños, ni caribeños, sólo nosotros…un grupo de siete boricuas al que los locales asociaban con la “Gasolina” de Daddy Yankee o con el “Suavemente” de Elvis Crespo. Así también nos sucedió con otros turistas; americanos y europeos se sobresaltaban una vez nos remeneábamos en la pista de la discoteca cuando sonaba la “Brujería” de El Gran Combo de Puerto Rico o “Pobre Diabla” de Don Omar.

“Ustedes los ‘portorriqueños’ sí que saben bailar”, nos dijo un huésped mexicano, luego de haber bailado una rica salsa de Victor Manuelle.

Así gozamos y disfrutamos de este viaje que tanto planeamos para celebrar nuestra graduación de bachillerato de la Universidad de Puerto Rico este verano. Nos llevamos un poquito de la cultura maya, mientras que nosotros, boricuas al fin, nos encargamos de dejar en México un pedacito de nuestro sabor caribeño.

Publicado en Escribanía
Lunes 28 de julio de 2014 05:00

Hacer periodismo en la frontera

Las amenazas y las fuertes adversidades no silencian su labor informativa. Estos medios comparten algo en común: ambos se encuentran en ciudades fronterizas y han sido parte de contextos de violencia que han denunciado y han tenido que adaptarse para sobrevivir.

El diario Zeta de Tijuana nació de la idea de Jesús Blancornelas de establecer una publicación independiente. Tuvo que abandonar puestos directivos en otros medios por no aceptar comprometer la línea editorial. Es así como fundó ABC en 1977. Después de lograr gran circulación y aceptación en Tijuana, un grupo de choque de la Confederación de Trabajadores mexicanos tomó sus oficinas en el 79 y destituyeron a Blancornelas como director.

Esto dio paso a ZETA, que vio la luz el 10 de abril de 1980. “Hoy, lo único nuevo, es que del ABC nos vamos a la Z. Del principio al fin del abecedario. Fin que no tiene continuación sino permanencia”, estas fueron de las primeras declaraciones que Blancornelas escribió en la edición número uno del semanario.

Como consecuencia de su línea crítica y política, Blancornelas ha sido blanco de ataques. Fue víctima de un atentado el 27 de noviembre de 1997 donde murió su escolta Luis Valero. Hasta el momento, las autoridades no han podido esclarecer los hechos y continúa en total impunidad.

Al cumplirse el primer aniversario de su publicación, Blancornelas escribía el periódico desde Estados Unidos mientras el codirector Héctor Félix Miranda, con el apoyo del jefe de redacción, Raúl Topete, manejaba el personal en Tijuana, donde se elaboraba la publicación para de ahí enviarse a imprimir a San Diego.

El silencio a balazos

En México, en aquel tiempo, el papel periódico lo controlaba la federación a través de Productora e Importadora de Papel, S. A (Pipsa). Si las autoridades decidían presionar a un medio impreso, simplemente le reducían o de plano le cortaban el suministro de material. Esa fue una de las razones por las que Blancornelas decidió imprimir su periódico en San Diego. Después de la devaluación en México de 1982, el periódico se convirtió en semanario y se publicaba únicamente los viernes. 

El 20 de abril de 1988, Héctor “el Gato” Félix Miranda, codirector del semanario, conducía su camioneta por las calles de Tijuana cuando un auto negro le impidió el paso. Dos balas disparadas desde el vehículo terminaron con su vida.  Miranda denunciaba la corrupción, enriquecimiento ilícito, narcotráfico, torturas, asesinatos y señalaba a individuos directamente desde su columna, “Un poco de algo”. Se detuvo a dos personas por el crimen, pero nunca se dio con el autor intelectual.

El 22 de junio de 2004, el entonces editor de ZETA, Francisco Ortiz Franco, fue asesinado por un hombre encapuchado que le disparó cinco balas a quemarropa, cuando se encontraba a bordo de su automóvil acompañado de sus dos hijos. Esto ocurrió en las inmediaciones de la Subprocuraduría de Justicia del Estado.

Debido a su línea de investigación y denuncia, el medio sufrió otras agresiones. En 1983, la Aduana de Tijuana confiscó maquinaria y automóviles del semanario bajo el pretexto de encontrar irregularidades, pero no se interrumpió la publicación. En 1985 la Policía Judicial del Estado retiró toda una edición del semanario porque en ella se denunciaba la complicidad oficial con el narcotráfico. Los editores reimprimieron la edición. Dos años más tarde, el frente de las oficinas fue blanco de una ráfaga de metralleta; se presentó una denuncia pero nunca se localizó a los culpables. En el 2005, policías del Municipio que encabezaba Jorge Hank Rhon multaron a vendedores, argumentado falta de permiso para vender el semanario.

Para retratar la labor y los obstáculos de hacer periodismo en Tijuana, Bernardo Ruiz realizó el documental Reportero que se centra en el periodista Sergio Haro del semanario ZETA. Aunque a Blancornelas nunca le gustó ser noticia, su legado y escuela que formó en ZETA queda para la posteridad.

Otro gran ejemplo de periodismo en la frontera es el Diario de Ciudad Juárez. Este medio, sus reporteros y reporteras tuvieron que aprender a hacer coberturas de riesgo de un día para otro. La violencia llegó y tuvieron que adaptarse para contar historias de mujeres asesinadas, personas desparecidas y víctimas. No les quedó otra opción. Muchos periodistas de Chihuahua y Juárez tuvieron que salir del país buscando salvar sus vidas.

Una de sus editoriales dio vuelta al mundo. El 19 de septiembre de 2010, publicaron un texto con el título de "¿Qué quieren de nosotros?" Cansados de vivir bajo riesgo y fuego cruzado alzaron la voz: “Señores de las diferentes organizaciones que se disputan la plaza de Ciudad Juárez: la pérdida de dos reporteros de esta casa editora, en menos de dos años, representa un quebranto irreparable para todos los que laboramos aquí y, en particular, para sus familias".

"Hacemos de su conocimiento que somos comunicadores, no adivinos. Por tanto, como trabajadores de la información, queremos que nos expliquen qué es lo que quieren de nosotros, qué es lo que pretenden que publiquemos o dejemos de publicar, para saber a qué atenernos”.

El 13 de noviembre de 2008 fue asesinado José Armando “El Choco" Rodríguez afuera de su casa y frente a sus hijas. Llevaba más de 10 años cubriendo la fuente policiaca en Ciudad Juárez y era conocido como el periodista más experimentado e informado sobre temas de seguridad en esa frontera.

Luis Carlos Santiago, de 21 años, fue declarado muerto en el lugar del ataque. Él y su compañero de trabajo estaban dentro de un auto en el estacionamiento de un centro comercial, según reporta el diario en septiembre de 2010. Santiago se encontraba en el asiento del conductor cuando le dispararon. El periodista herido fue hospitalizado en condición crítica.

El 6 de marzo de este año, las instalaciones El Diario de Ciudad Juárez y del canal 44 de televisión local recibieron ataques. En ninguno de los dos casos hubo muertos o heridos.

El ataque contra El Diario ocurrió a las 1:05 p.m. hora, cuando una minivan gris con vidrios polarizados ingresó al estacionamiento del medio, y uno de sus tripulantes disparó al menos siete veces contra la recepción, según testigos y videos de seguridad de la empresa. 

Estos son dos muestras de periodismo en la frontera en México y de los peligros que enfrentan sus reporteros. Sin duda demuestran que a pesar de las adversidades, acosos, amenazas y hostigamiento en contextos de violencia, corrupción y falta de datos, voces de denuncia e información son fundamentales para la sociedad.

Recientemente, el director general del diario Noroeste, Adrián López Ortiz, fue atacado por dos hombres que robaron sus pertenencias y después de haberse dado a la fuga, regresaron a dispararle en una pierna. Esto se da en un contexto de acoso contra el periódico que tiene su base en Sinaloa y que ha sufrido una serie de agresiones y amenazas por parte de autoridades locales después de la detención del narcotraficanta Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como "El Chapo Guzmán".


Esta nota fue publicada originalmente en El Toque.

Publicado en Internacional

"Solo quiero salir de todo esto", repite a IPS entre frecuentes suspiros la joven mexicana Yakiri Rubí Rubio Aupart, que desde diciembre de 2013 enfrenta un juicio por el asesinato de su violador.

Yakiri, de 21 años, vive en el populoso barrio de Tepito, una de las zonas más peligrosas de la capital de México.

La tarde del 9 de diciembre, iba a reunirse con su novia cuando fue interceptada por dos hombres en la calle, que la raptaron, amenazándola con una navaja, la subieron a una motocicleta y la llevaron a un hotel, según la versión que ella ha defendido durante el proceso.

Según su testimonio, los dos hombres la golpearon. Uno de ellos, Miguel Ángel Anaya, de 37 años y 90 kilos, la violó, mientras su hermano, Luis Omar Anaya, salía a fumar. La joven se defendió e hirió a su agresor en el vientre y el cuello con su propia navaja. El hombre comenzó a desangrarse, pero tuvo tiempo de salir del hotel y huir en su moto.

Ella también salió corriendo del hotel y pidió ayuda a unos policías. Sangrando y semidesnuda llegó a una oficina del Ministerio Público (fiscalía), a tres cuadras del lugar.

Mientras esperaba que la atendieran varias heridas, una de ellas de 14 centímetros en un brazo, llegó su segundo agresor y la acusó de asesinar a su hermano por un pleito de amantes, algo que su condición de lesbiana desmonta, según su defensa.

Yakiri fue trasladada a una prisión de mujeres ya sentenciadas, acusada de homicidio calificado, un delito penado con cárcel de 20 a 60 años.

Tres meses después, un juez reclasificó el delito por el de "legítima defensa con exceso de violencia", asignó una fianza, que a la familia le costó mucho reunir, del equivalente a 10,000 dólares y le permitió seguir el juicio en libertad bajo presentación semanal ante el tribunal.

Ahora, vive encerrada en su casa, debido a las constantes amenazas que han recibido ella y familia. Solo sale acompañada de sus padres.

"Pasó de una cárcel a la otra", dijo Marina Beltrán, su madre de crianza desde que tenía seis meses, presente durante la entrevista con IPS.

Luis Omar Anaya negó haber participado en el rapto y, según su versión, aseguró que estaba en su casa, a poca distancia del hotel, cuando su hermano llegó moribundo.

Además, el lunes 23 solicitó ante un juez federal que se revoque la libertad condicional, en un amparo sobre el que hay que decidir en un plazo de 90 días. IPS intentó sin éxito dialogar con el abogado de Anaya.

Todo el proceso ha puesto en evidencia una red de protección judicial sobre los hermanos Anaya, que incluye la fabricación posterior de pruebas en contra de la joven.

Para los colectivos de defensa de los derechos de las mujeres en México, Yakiri se ha convertido en un emblema contra el machismo que impera en las instituciones que imparten justicia, donde el principio es desestimar lo que digan las mujeres violadas.

"Miles de mujeres han sido asesinadas luego de ser violadas y los feminicidas siguen libres. Pero una mujer violada que se defiende de la muerte termina en la cárcel y uno de sus violadores queda libre", escribió la periodista y activista Lydia Cacho.

Por lo menos, el caso ha mostrado todas las deficiencias del sistema de justicia frente a una violación.

Cada año, se denuncian 15,000 violaciones en México, pero solo 2,000 llegan a juicio y poco menos de 500 culminan en una condena, según el Informe de la Violencia Feminicida en México 1985-2010, realizado por el parlamento y el gobierno con ONU Mujeres.

La situación real es peor porque solo entre 12 y 15 por ciento de las niñas o mujeres violadas lo denuncian, según el reporte que presentó Amnistía Internacional en julio de 2012 al Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer.

"Amnistía Internacional no tiene conocimiento de la existencia de pruebas que demuestren que el número de violaciones está disminuyendo o que los enjuiciamientos y sentencias condenatorias están incrementándose", asegura.

En el caso de Yakiri, los funcionarios del Ministerio Público tardaron nueve días en abrir una investigación sobre la violación y pasar el expediente a una fiscalía especializada en género.

Tampoco fue revisada por una ginecóloga, no le dieron atención psicológica, ni pastillas para evitar un embarazo, como establece la legislación del Distrito Federal, asiento de Ciudad de México.

La Norma Oficial Mexicana 046, vigente desde 2005, estipula que en caso de violación, "las instituciones prestadoras de servicios de atención médica deberán (...) ofrecer de inmediato y hasta en un máximo de 120 horas después de ocurrido el evento, la anticoncepción de emergencia" y están obligadas a "prestar servicios de aborto médico".

Otro elemento machista, explica a IPS la abogada defensora Ana Katiria Suárez Castro, quien atiende gratuitamente el caso de Yakiri. Aseguró que la clasificación de "exceso de violencia" en la legitima defensa se usa mayoritariamente contra mujeres violadas.

El principal antecedente de este caso ocurrió en febrero de 1996, en el Estado de México, por el que se expande la metrópoli capitalina, cuando al salir de una fiesta, una joven disparó y mató al novio de una amiga que pretendía violarla.

Un juez consideró entonces que, como la sangre de él estaba saturada de alcohol y la de ella no, el agresor no era consciente de sus acciones, mientras que la joven sí pudo haber evitado las suyas.

"¡El exceso de violencia en la legítima defensa es absurdo! ¿Cómo te puedes defender poquito?", exclama la madre de Yakiri.

El matiz es determinante. Si el juez no hubiera establecido el exceso de violencia al reclasificar el delito, la joven habría sido exonerada; en cambio, si el juez determina que es culpable de un exceso de violencia, la joven deberá pagar a la familia de su agresor más de 28,000 dólares para "reparar el daño".

En contraparte, la denuncia por la violación está bloqueada porque, para la fiscalía del Distrito Federal, el agresor ya pagó. Los fiscales no han considerado la reparación del daño, ni la participación del segundo agresor.

Seis meses después de la violación, Yakiri y su familia mantienen dos batallas: una legal, para ser exonerada del asesinato y para que haya una reparación del daño, y otra personal, para vivir sin miedo y recuperar sus vidas.

Durante este tiempo sus padres abandonaron sus trabajos y sus hermanos dejaron la escuela. La familia recibe acompañamiento psicológico. Ella ha tenido que acostumbrarse a tratar con periodistas.

"Al principio fue horrible, me ponía a llorar, porque cada vez que tengo que contar lo que pasó es como volver a vivirlo. Ya no lloro. Solo quiero que esto se acabe", dice.

También quisiera volver a estudiar. "Siempre me gustó más trabajar. Pero ahora desearía aprender de leyes para ayudar a otras mujeres que pasan lo mismo que yo y no tienen a una abogada como la mía", dijo esbozando, por fin, una débil sonrisa.

Publicado en Internacional
Inicio
Anterior
1
Página 1 de 4

Te Recomendamos