class="item cat" id="catid-noticias" id="catid28" class="item" >
25 jul, 2014

Archivo
Edición Impresa

Jueves 18 de febrero de 2010 07:58

Ni leyes, ni justicia

Por  Diálogo Digital
Hay jueces buenos y justos, pero hay otros que, proclamándose a sí mismos justos, de buenos tienen poco, y, finalmente, además están los injustos. Estas son algunas de las reflexiones de la última entrada del blog Cuarderno de Saramago.
En Portugal, en la aldea medieval de Monsaraz, hay un fresco alegórico de finales del siglo XV que representa al Buen Juez y al Mal Juez, el primero con una expresión grave y digna en el rostro y sosteniendo en la mano la recta vara de la justicia, el segundo con dos caras y la vara de la justicia quebrada. Por no se sabe qué razones, estas pinturas estuvieron escondidas tras un tabique de ladrillos durante siglos y solo en 1958 pudieron ver la luz del día y ser apreciadas por los amantes del arte y de la justicia. De la justicia, digo bien, porque la lección cívica que esas antiguas figuras nos transmiten es clara e ilustrativa. Hay jueces buenos y justos a quienes se agradece que existan, hay otros que, proclamándose a sí mismos justos, de buenos tienen poco, y, finalmente, además de injustos, no son, dicho con otras palabras, a la luz de los más simples criterios éticos, buena gente. Nunca hubo una edad de oro para la justicia. Leer más



















____________________________________________________________________ Fe de errata: La pasada semana Diálogo publicó en esta sección un artículo titulado Río Piedras Pueblo: El centro cultural de la voluntad urbana en el que se identificaba a la autora como Bea y universitaria. La atribución correcta era a Beatriz Ramirez Betances, quien ha completado sus estudios de maestría. Lamentamos el inconveniente que este malentendido haya podido causar a nuestros lectores.

Te Recomendamos